• Quien perpetra este blog

    ¿quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    hagamos un trato

  • lascuatropes blog

    vente al blog

  • marketing mix

    el mix

Para cualquier persona relacionada con el mundo del marketing, el nombre de este blog le referirá automáticamente su temática, pero para aquellos ajenos a este sector ahí va una pequeña historia: En un principio, en los años cincuenta y sesenta, el marketing se concebía simplemente como una más entre las importantes funciones de apoyo a la producción, junto a las finanzas y los recursos humanos. La principal misión del marketing era generar demanda de los productos.

lascuatropes.com

Las cuatro pes de McCarthy explicaban las prácticas genéricas de gestión de producto de aquella época: desarrollar un Producto, determinar su Precio, establecer el Punto de venta o distribución y hacer la Promoción del mismo. Como el mercado estaba en alza por aquellos años, no se necesitaba nada más del marketing que esas directrices tácticas.

lascuatropes.com

Después todo fue evolucionando, creándose un marketing más estratégico, centrándose mucho más en el consumidor, las siete “ces” de Kotler, llegó la época de la globalización, las redes sociales, el marketing 2.0, crowdsourcing, etc. Pero no podemos olvidar que hubo un grupo de personas que consiguieron convertir una profesión basada en la gestión de recursos en una profesión en la que se diseña la estrategia y dirección corporativa. Para esas personas rindo un modestísimo homenaje en este blog. No habríamos podido ni pensar en algo como el remarketing (los pioneros alucinarían con que se pueda realizar algo así) sin aquellos primeros pasos ante una hoja en blanco.

Podría haber elegido otro título que vendiese vanguardia, innovación, que posicionase mejor orgánicamente en Google, etc. Pero como mi objetivo con el blog es tener lectores y no visitantes y me gusta recordar de dónde salimos, me quedé con lascuatropes. Y como no todo puede ser tan serio, aquí dejo una viñeta que da otra versión de “lascuatropes”, pero de una manera mucho más penosa:

las cuatro p

 

dime lo que opinas, que se agradece