• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Si hay algo que irrita a los profesionales del Marketing es que se les tilde de vendedores. Y a ver, que nadie tiene nada en contra de los comerciales profesionales, ni mucho menos. Es más, todo lo contrario. Realizan una función tan valiosa que, cuando se hace bien, a parte de firmar las ventas son el mejor nexo posible entre empresa y cliente, soluciona la mayoría de los marrones que van surgiendo en esa relación, consolida la fidelidad de los compradores y son unos grandes detectores de tendencias de los mercados. Es decir, una joya a menudo no valorada lo suficiente.

Pero eso no quita que a los marketinianos nos fastidie que nos consideren vendedores. Básicamente porque si sólo se nos valora en términos de económicos y de ventas se envía al vacío una gran parte de nuestro trabajo. Dentro de una planificación estratégica de Marketing se tienen una serie de objetivos diferentes como son la imagen corporativa y de marca, relacionales con el entorno de la empresa, medioambientales, sociales,… y pensar que nuestra labor ha sido buena o mala sólo por la pasta es un gran error que jode un poquito.

Como este es un error bastante común, paso a detallar las diferencias entre Marketing y Ventas más significativas en función de varios criterios, para de esa manera poner mi granito de arena a hacer del mundo de los marketeros un lugar un poquito mejor.

Objetivo

Ventas: Aunque tampoco sería del todo cierto porque como dije antes también fortalece las relaciones con los clientes y propicia su fidelización, tiene como objetivo fundamental el vender más (me he roto la cabeza para llegar a esta conclusión, eeeeh???). Por muy bien que un comercial esté haciendo su trabajo representando a la empresa, dándola a conocer y estableciendo las bases de relaciones comerciales futuras, como no venda y la empresa empiece a impacientarse, lo más probable es que le manden a esparragar.

Marketing: En este sentido somos más afortunados, ya que contamos con un margen de actuación un poco mayor (pero sin exagerar tampoco). Se nos suele dar el tiempo necesario para alcanzar nuestro objetivo primordial: identificar las necesidades de los consumidores o usuarios a los que se dirige nuestra empresa para ofertar un producto o servicio que las satisfaga.

Plazos

Ventas: Como deducimos del punto anterior, un comercial suele vivir con la soga al cuello y vivir más estresado que Pinocho en un incendio, sobre todo si es un recién llegado a la empresa. Un veterano con un buen número de ventas en su haber tiene cierto margen de maniobra, pero a un novato como en 3 meses no le vean funcionando, empezará a andar por la cuerda floja peligrosamente. Se necesitan resultados a corto plazo

Marketing: Una estrategia de Marketing sólo se puede evaluar a medio y largo plazo. Es absurdo saber si una nueva planificación está funcionando antes del primer año. Se trata de un proceso complejo, lleno de acciones tácticas que se desarrollarán a lo largo del tiempo y que sólo se pueden entender en su conjunto. De ahí que se deba tener paciencia. Otra cosa es que haya directivos mediocres que no la tengan, pero se debe tener paciencia.

diferencias entre marketing y ventas

La clave del éxito

Ventas: Un vendedor se encuentra con un producto o servicio perfectamente definido y su éxito depende en gran medida de que el cliente quiera y necesite exactamente lo que él oferta. De nada le sirve, por ejemplo, a un comercial de The North Face (famosa marca de ropa de aventura de montaña) tener un producto cojonudo si es el delegado en Hawái.

Marketing: El caso es totalmente inverso. En Marketing identifican las necesidades de los clientes potenciales y diseñan un producto o servicio que les satisfaga. En este sentido jugamos con ventaja y más margen de maniobra, ya que podemos ir rectificando nuestra oferta hasta que coincida con la demanda. En el caso de la empresa propietaria de  The North Face, el departamento de Marketing podría proponer lanzar una segunda marca para lugares como Hawái dirigida también a aventureros, pero en este caso más relacionada con el mundo del surf.

Relación con el cliente/consumidor

Ventas: Aunque es evidente que a un comercial le interesa tener unos clientes habituales y fieles, lo que realmente le motiva es cumplir su cuota, alcanzar los objetivos y lograr sus comisiones. Lógico. Por ello suelen conceder menos importancia al aspecto de “a quién” venden mientras consigan hacerlo.

Marketing: Sería absurdo no reconocer que interesa de igual manera tener una cuota de mercado lo más alta posible, pero también es cierto que se pone especial interés en el grado de fidelización de los clientes/consumidores. Este departamento es más consciente de que un cliente satisfecho es un embajador de la marca y un prescriptor de la misma en su entorno. Y si además, el cliente satisfecho es un influencer en las redes sociales, en Marketing estarán más contentos que Gollum en una joyería.

Motivación final

Ventas: Al Departamento de Ventas le va a motivar tener contenta a la propia empresa, ya que en él va a recaer la enorme responsabilidad del resultado económico final. Lo fundamental para el equipo comercial es que, ante todo, la empresa gane

Marketing: Volvemos a lo mismo, en este departamento también están interesadísimos en que la empresa a la que pertenecen genere beneficios y riqueza. Más que nada porque como no sea así es posible que se vayan todos a tomar por saco. Peeeero, la diferencia respecto a Ventas es que en Marketing lo quieren conseguir a través del cliente. Ellos intentarán de todas las maneras lograr la plena satisfacción del consumidor y que sienta que está ganando al consumir lo que le están vendiendo. Y si el cliente gana, la empresa gana con él.

En fin, que habría otras mil diferencias entre Marketing y Ventas que podríamos añadir a este listado, pero yo creo que las fundamentales ya han quedado expuestas. Así que la próxima vez que le digáis a alguien que trabajáis en Marketing y os diga “ah, comercial, ¿No?” le podéis argumentar todas estas cosas de las que hemos hablado. O si queréis le mandáis a este blog, que tampoco estaría mal.

Tagged with →  

2 Responses to ¿Por qué lo llaman marketing si quieren decir ventas?

  1. Assunta dice:

    De mucho interés, muy claro y accesible para cualquier persona sin especial conocimiento de estos temas. En definíva una gran ayuda

dime lo que opinas, que se agradece