• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Desde ya te digo que pienses muy mucho lo de dedicarte a este sector. Si eres una persona sensata deja de leer el post en este preciso momento y dedícate a algo que de menos disgustos, como puede ser la arqueología, el sacerdocio o la carpintería de aluminio.

No obstante, si eres una persona cabezona y te has empeñado en seguir adelante con este oficio, te diré una cosa: en España nos encontramos en el medievo marketiniano. Las empresas, en época de crisis o cuando las cosas no terminan de funcionar, el primer departamento al que recortan es a Marketing. ¿Y por qué? te preguntarás. Pues porque es una inversión en algo no tangible, y como hay esa escasa formación en un sector de empresarios de este país, cortan por lo sano y punto en boca.

Si eres de un país anglosajón (me sorprende la cantidad de visitas de este blog procedentes de países de habla inglesa) sí que debes seguir leyendo. Ellos sí saben que los momentos de crisis son los mejores para invertir en Marketing, porque la competencia está débil. Saben que es el momento de machacar el mercado, aumentar todo lo posible el presupuesto en campañas y aumentar cuotas. Aquí no, aquí es un “Sálvese quien pueda”.
trabajar en marketing

Pero si has decidido llegar aquí y quieres que el tío Fernan te diga, en función de su experiencia, cómo puedes ser para trabajar en Marketing y sobrevivir, allá vamos con unos consejitos. A los seguidores del blog: ya sabéis, al estilo de la casa.

1.- No tener miedo al descontrol 

Si eres una persona fácilmente impresionable o sueles venirte abajo y empequeñecerte en situaciones sociales o laborales que no tienes bajo control, capaz que debas abandonar este mundo. Nunca jamás vas a tener totalmente controlado tu trabajo, ya que por un lado las situaciones en los mercados cambian constantemente y hay que adaptarse muy rápidamente y por otro lado porque en este sector opina hasta el Tato. Las intromisiones en tu labor por parte de terceros en el momento menos esperado serán continuas, aunque no tengan la más mínima puta idea de lo que están hablando.

No vas a irte a casa con la sensación del trabajo hecho. Porque si tienes esa sensación, es que algo se te está escapando y se aproxima una cagada.

2.- Acostúmbrate a la falta de reconocimiento

Como te decía antes, vas a ver como de repente en tu empresa mucha gente se vuelve inmensamente creativa y te van a proponer estrategias y tácticas sin pies ni cabeza, absolutamente obsoletas y utilizadas por todo el mundo. Pero lo peor es que te lo dirán como diciendo: “Es que no se como no se te había ocurrido antes…”. Acostúmbrate a que tu trabajo no sea reconocido. Es más, acostúmbrate a estar rodeado de gente que cree que podría hacer tu trabajo mejor que tú con los ojos cerrados.

Si eres inseguro y necesitas una palmadita en la espalda para sentirte reforzado, olvídate. Tu nombre saldrá a la luz en los errores, porque en los aciertos serás uno más. En el punto 7 te hablo de eso.

3.- Ser curioso por naturaleza

Ya sabes que las situaciones cambian constantemente para nosotros. Así que te vas a ver obligado a estar muy al día sobre nuevas tendencias y herramientas de marketing (sobre todo online). Si eso te supone un esfuerzo, se convertirá en un drama. Sin embargo si te gusta aprender continuamente cosas nuevas, sean del ámbito que sean, has llegado al paraíso.

Ten en cuenta que si al final trabajas en una agencia, es posible que tengas clientes tan dispares como un fabricante de piezas para tractores, una asociación de ganaderos de León o productos de higiene íntima femenina. Y te guste o no, vas a tener que estar muy atento a las novedades y cambios en esos sectores día tras día.

En conclusión, que la gente que va por la vida como un mueble sin absorber  la información que le llega no tiene nada que hacer en Marketing.

4.- Saber manejar las situaciones de estrés

Te tocará preparar innumerables presentaciones, campañas, eventos, documentación corporativa como memorias, catálogos, etc. Yo jamás he terminado un trabajo antes del último segundo ¿Y por qué eres tan inútil? Me preguntaréis. Os aseguro que eso le pasa a todos los trabajadores del sector. Las razones son que los tiempos suelen ir muy justos, que todo se puede mejorar e intentas hacerlo hasta el final y que siempre, siempre, siempre aparece un cambio importante de última hora.

Por eso, si te agobian este tipo de situaciones en las que estás encima del alambre, te aconsejo que te dediques al cultivo de bonsais de olivo. Mucho más relajado, dónde va a parar…

5.- Ser creativo…

Esta es de cajón. La incluyo porque me refiero a que no debes serlo únicamente cuando quieras crear estrategias y tácticas originales. Se presentarán problemas de lo más variadito y debes ser capaz de salir al paso con soluciones no convencionales que tal vez no se hayan usado antes en tu empresa o departamento.

Si te sueles bloquear cuando surge una situación que se encuentra fuera de tu zona de confort, deberías contemplar la talla en madera de cerezo como una alternativa laboral viable.

trabajador de marketing

6.- …o saber copiar bien

No es ninguna broma. Mi profesor de creatividad en la universidad (un tipo que había sido creativo en grandes agencias de publicidad) nos decía que todos los grandes de la comunicación comenzaron copiando a los grandes del sector para poco a poco ir encontrando su propio estilo y personalidad. 

Cuando empezamos a trabajar al salir de la facultad, tendemos a pensar que nos vamos a comer el mundo en un pis-pas y que vamos a revolucionar el sector con ideas súpermeganovedosas que a nadie se le han ocurrido, pero la realidad es otra. Así llegué yo a mi primera agencia de comunicación y realmente lo primero que hice fue envolver unas palomas de cerámica para entregar en un evento que eran más feas que la madre que las parió. 

Por ello, lo mejor es aprovechar ese periodo inicial para emplear la curiosidad de la que hablaba en el punto 3 en estar muy pendientes de las campañas de Marketing que nos vayamos encontrando por la vida y analizarlas en profundidad. Sacaremos nuestras conclusiones y cuando nos den la oportunidad aplicaremos los truquetes que otros con más experiencia han diseñado.

Eso sí, dando un toque personal siempre, que no se trata de hacer Ctrl C — Ctrl V.

 7.- Ser un caradura

Cómo te comentaba anteriormente, te cruzarás con grandísimos profesionales con un talento fuera de lo común, pero también te encontrarás gente con más maldad que el peor de los villanos que hayas visto en ninguna película. No trates de comprender el por qué actúan así ese tipo de personas, simplemente disfrutan pisando cabezas, sin más.

Los identificarás rápidamente en los éxitos y en los fracasos. Tratarán de subirse al carro de tus triunfos minimizando tu participación y exagerando la suya (aunque no hayan hecho absolutamente nada) y tratarán que pagues en exclusividad las consecuencias de sus errores, abandonando el barco como ratas y culpando a escondidas a inocentes frente a sus superiores (aunque ellos lo hayan hecho absolutamente todo).

Para protegerte de esos seres, te recomiendo que pongas todos tus sentidos en tenerles identificados y que tengas toda la caradura del mundo para enfrentarte a ellos. Debes proteger tu trabajo y posición en la empresa. Si dejas tu postura bien clara y no te dejas pisar, esas alimañas buscarán otra víctima más asequible.

Es triste, lo se, pero es que vas a entrar en una jungla.

8.- Ser organizado

Al llegar a este punto ya te habrás dado cuenta que no es una vida fácil. La mejor manera de reducir el nivel de estrés que suele provocar todo lo que te he comentado anteriormente es ser una persona organizada.

Elige el medio que quieras: una libreta y un boli, Evernote, tus notas del móvil… lo que quieras, pero establece una rutina según la cual anotes toda la información que te va llegando y los trabajos pendientes junto con su deadline. Si no lo haces se te van a pasar cosas seguro.

Procura además no acumular papel como si tuvieses Síndrome de Diógenes en tu escritorio de manera innecesaria y ten una buena estructura de archivos en tu PC. Vas a manejar mucha información y la vas a tener que tener muy bien filtrada y clasificada.

En mi caso me ha funcionado siempre muy bien empezar el día con un café, describiendo la situación en la que me encuentro en ese momento y anotando la situación en la que quiero estar al final de ese día. Todo anotado en un papel que tengo siempre delante y tachando los objetivos que voy alcanzando.

profesional del mercadeo

9.- No ser un negado con las matemáticas

Una de las carencias que en ocasiones verás entre los trabajadores del Marketing son las matemáticas, sobre todo en aquellos que venimos de la formación en Publicidad. Es lógico, en su día puede que eligieses ese camino huyendo de las especialidades de ciencias, con muchos más números. 

La realidad es que vas a vivir con cifras cada día: presupuestos, estadísticas, informes de resultados,… Por ello, si no eres un lince en la materia, te recomendaría ser muy cuidadoso cuando te toque hacer cálculos y poner los cinco sentidos. Yo he visto con estos ojitos errores en presentaciones a clientes a los que no podía dar crédito, como por ejemplo que los porcentajes de participación en un mercado no sumasen un 100%. Son errores tontos que hay que evitar.

A ver, que te hablo de manejar fácilmente de cabeza las cuatro operaciones básicas, que no te hablo de saber calcular logaritmos neperianos…

Y claro, si te digo que las matemáticas van a estar presentes en tu día a día, desde luego que te va a venir al pelo saber manejar Excel con soltura. 

10.- Ser coqueto

Pese a que vas a encontrar gente con una vida interior y una personalidad apasionante, es también cierto que es un mundo bastante superficial. Cuida tu imagen en la medida de lo posible siendo agradable a la vista, al tacto, al oído y al olfato. Puedes ser el mejor profesional del mundo, pero como no cuides tu aspecto encontrarás frenos. ¿Que no nos gusta? No nos gusta, pero en este post trato de contarte verdades que no vas a leer en otros sitios.

No me refiero sólo al aspecto físico, sino también a tus hábitos y comportamientos. ¿Que lo que te gusta hacer a ti un viernes noche es bajarte una peli y verla junto a tu pareja morfando productos de matanza que te has traído de la última visita a la familia del pueblo? A mí me parece un planazo, la verdad, pero para evitar tontunas de los superficiales, mejor di que fuiste a ver la última exposición de moda y luego a cenar en el último restaurante cool. Así todos tan contentos. A los que de verdad sean tus amigos, diles la verdad y comparte embutidos, hombre…

Por cierto, si has llegado hasta aquí en este post tan largo, quiero dejarte una bola extra: esta es la mejor profesión del mundo. Yo no se que sentirá un médico cuando salva una vida o un ingeniero cuando inventa un aparato que va a cambiar el futuro, pero ver como una idea que ha surgido de tu cabeza mejora los resultados de tu empresa y asegura el salario de todos los trabajadores de la compañía es una pasada.

Merece la pena todas las demás mierdas que te vayas a ir encontrando.

Tagged with →  

4 Responses to Cómo trabajar en marketing y no morir en el intento

  1. Raquel dice:

    Gran post!! Lo que más me ha alucinado es que tuvieras un profesor de creatividad en la uni! Igual todavía puedo mantener una pequeña esperanza en el sistema educativo… Yo pertenezco a la otra mejor profesión del mundo, el periodismo, pero me encanta observar por esta rendijita, que es tu blog, cómo os las apañais los de marketing. Al final, ambos tratamos con la misma materia prima: la comunicación. Sobretodo admiro a los profesionales que son capaces de salir airosos de una crisis de comunicación. Hay campañas que me dejan con la boca abierta. Como la que realizó hace unos días la Pastelería Baillardran, de Burdeos, que reaccionó así a una plaga de ratones en su escaparate: http://www.sudouest.fr/2015/06/16/gourmand-rongeur-1952591-2780.php
    Por cierto, hoy es viernes por la noche… toca exposición y restaurante cool. ;-D
    Saludos!

    • Gracias, Raquel. La verdad es que fue un único semestre en toda la carrera, pero muy interesante.

      El ejemplo que pones es buenísimo y te deja ver los pedazos de cracks que hay en esto de la comunicación por objetivos. Con el periodismo me pasa igual, hay profesionales a los que leo aunque escriban sobre la reproducción de la rana arborícora costarricense.

      Encantado de que te pases por el blog y que nos dejes tu opinión.

      Saludos.

  2. Carlos dice:

    Muy bueno Fernando, ya sabes que los de marketing vemos el futuro, y decimos cosas que van a pasar, pero nuestros amigos financieros, tienen una formula o algóritmo que lo resuelve todo. Y nosotros sabemos que hay cosas que no se pueden cuantificar, pero están ahí. Después te miran con odio cuando les dices: “Te lo dige, ganamos dinero ayer, pero gracias a eso, has hundido a la empresa hoy”, eso si, tu te quedas y a mi me echan. Cosas que pasan. Por cierto, que diferencia hay entre un chino y un japonés?. El chino copia, el japonés mejorá. No solo hay que copiar, sino mejorar lo que se copia. Un saludo amigo.

dime lo que opinas, que se agradece