• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

A veces la vida te esconde estas pequeñas sorpresas. El jueves 7 de marzo, a eso de las 9:30 de la mañana mi teléfono empieza a sonar:

¡¡¡¡¡¡¡Riiiiiing…..rinnnnnng…!!!!!!!

– Coño, Juan Luis, ¿Cómo vas, pájaro?

+ Pues con un marronazo tremendo. Te llamaba para ver si me puedes echar un cable.

– Dime, tío, a ver si está en mi mano…

+ Ya sabes que salgo este sábado para Marruecos para hacer el Panda Raid, y resulta que mi compañero de equipo ha tenido un problema familiar grave y no va a poder venir. ¿Tú podrías venirte a hacer el rally conmigo? Saldríamos este sábado y volveríamos le domingo de la semana que viene.

–  😯  😯  😯  😯  😯  ¿¿¿¿Cómooooooooooooo????

– Por favor, piénsatelo, me tienes que confirmar si vienes como máximo a las 11 de hoy, porque es el tope que me ha dado la organización para poder hacer el cambio de participante.

– ¡¡¡Pe ppp pepep ppero tío!!! ¿¿¿Pero tú sabes la que tengo que organizar en hora y media??? Los niños, las citas que tengo esta semana, toooodooooo.

– Inténtalo, por favor, te llamo en un rato.

Y la verdad, yo en mi vida me había planteado hacer un rally ni soy muy aficionado al motor ni entiendo una mierda de mecánica. De hecho suelo conducir despacito… pero ¡¡¡Joder!!! ¡¡¡Menuda pedazo de aventura!!! Así que moví Roma con Santiago, mi pareja me apoyó al 100%, me cubrieron tanto mi familia como mis amigos y dije que sí. Fue todo tan rápido que no pude ni mirar el recorrido en detenimiento ni nada de nada. Me pasé fugazmente por la web, que es esta y me fui prácticamente a ciegas. El recorrido era así:

recorrido panda raid 2015

Antes de entrar de lleno en la vinculación de este evento con mi visión del Marketing os dejo unas fotitos comentadas para que os hagáis una idea de cómo iba el rollo.

panda raid 1

Piedras y arena las que quieras. Un participante me dijo que aquí fabrican las piedras y luego las exportan al resto del mundo.

panda raid 2

La primera noche la pasamos en un páramo desértico pegado a la cordillera del Atlas. El frío que pasé en mi tiendecita de campaña, su puta madre!!!

panda raid 3

Algunos de los paisajes que pude ver fueron de los más bonitos que haya visto nunca. Marruecos es bonito de verdad.

panda raid 4

Un tío feo en medio del desierto con un punto de control de la organización al fondo.

panda raid 5

Las averías. Te tienes que llenar de paciencia y creatividad por la falta de recursos. Nosotros atamos la batería del coche con un cinturón.

panda raid 6

Pasamos por cientos de poblaciones. Algunas tan bonitas como esta.

panda raid 7

La ladera de un antiguo volcán prehistórico nos dejó los precipicios y vistas más bellas del raid.

panda raid

Los ríos de arena eran uno de los obstáculos más difíciles de pasar. Varias veces tuvimos que sacar las palas y las planchas para desatascarnos.

panda raid 9

Estos niños bereber del sur de Marruecos me dieron una lección de vida respecto al orden de las prioridades de cada uno.

panda raid 10

Camellos también hay unos cuantos. Al pastor bereber que los cuidaba le di una botella de agua y me lo agradeció como si fuese oro.

panda raid 11

Los atardeceres del desierto… y su cielo estrellado… y ese silencio absoluto que hasta sorprende.

panda raid 12

La última etapa nos llevó hasta las playas de Essaouira. Una pasada ir a toda hostia pegaditos al mar.

panda raid 13

Final de Panda Raid 2015, con un montón de pandas venidos de toda Europa.

Bueno, pues al grano. He organizado muchos eventos al principio de mi carrera profesional cuando formaba parte de una agencia de comunicación, pero todos eran del entorno empresarial, nunca deportivos. No obstante, la organización de todos y cada uno de los eventos del mundo debería tener un objetivo común, que es la satisfacción del usuario y su fidelización. El problema es que para muchos participantes este objetivo no se ha cumplido del todo.

Quisiera dejar claro que como a mí esta aventura me ha llegado llovida del cielo y de un día para otro, he sido muy poco objetivo y he disfrutado como un enano. Poco me han importado esos pequeños inconvenientes que ahora os relato. Aun así, entiendo la decepción que me transmitieron los participantes que tuve en mi entorno, porque es mucha la pasta que pagan para poder disfrutar de esta semana. No han percibido la buena relación calidad/precio que en anteriores ocasiones y eso es un gran problema. Vamos con sus sensaciones.

– La primera etapa nos llevó desde el Hipódromo de la Zarzuela de Madrid hasta Algeciras, localidad donde pernoctaríamos antes de montar en el ferry que nos trasladó a Tánger. Las acreditaciones empezaron a primera hora de la mañana y la salida del raid se dio a las 14:00. Como a las 12:00 todos los coches ya estaban acreditados, permanecimos al sol bastante tiempo esperando que iniciasen la etapa. Se notó el cabreo de los participantes que no entendían que teniendo delante una etapa de 675 kilómetros no se acelerase el proceso para ganar tiempo, ya que esa distancia en un Seat Panda de más de 20 años se lleva unas cuantas horas. El único que hizo algo productivo en ese tiempo fue la organización, con fotos y entrevistas para sus vídeos promocionales, y eso la gente lo percibió. La realidad es que llegamos a Algeciras cansados y con la noche avanzada. Todos los participantes tenían cara de agotamiento después de un día tan intenso y la idea en la cabeza de que en pocas horas, de madrugada, tendríamos que estar en el puerto preparados para cruzar el estrecho. La idea que me transmitieron es que se podía haber evitado esa paliza innecesaria.

– Al pisar suelo africano se dio la salida… bueno, no. Allí también nos quedamos en fila esperando un buen rato. Y lo peor no fue la espera, si no la desesperación y el cabreo que se produjo porque nadie de la organización comunicaba el por qué de ese retraso. Hubo hasta propuestas de motín y de partir independientemente sin la autorización de Panda Raid. Fue un error que se podía haber solucionado simplemente con información. Enfadaba más el no saber el por qué de ese parón que el parón en sí. No se debe ocultar información relevante jamás a alguien que acuda a un evento que organizas porque se sentirán despreciados, y así fue. La etapa era de más de 500 kilómetros por suelo marroquí, atravesando, ya después de anochecer, un puerto de montaña con las laderas cubiertas de nieve, con iluminación inexistente y con camiones cruzándose en sentido contrario a gran velocidad. Acojonadito iba yo. Llegamos reventados al campamento, con un frío del demonio y con la sensación de que podíamos haber llegado dos horas antes.

– Las noches en la tienda de campaña no fueron las mejores de mi vida. El suelo pedregoso hace que por mucho aislante que pongas se te claven las rocas en la espalda de mala manera y no encuentres postura para dormir. En anteriores ediciones se incluyó una noche de hotel a mitad del rally para poderte dar una ducha en condiciones (las duchas del campamento no eran lo mejor del mundo, sin contar que como llegases tarde no dispondrías de agua caliente) y descansar en una cama. En esta edición se ha eliminado esa noche de hotel, situación que los participantes no han entendido porque el coste de inscripción no ha disminuido. La sensación que me han transmitido es que antes se valoraba más la aventura y que ahora se valora más la parte económica del evento. Mala cosa que se perciba eso, de lo peor que te puede pasar. En nuestro caso terminamos buscando un hotel a 15 kilómetros del campamento de la 4ª etapa, donde además de poder asearnos y descansar, pude agarrar wifi para comunicarme con mi familia (hasta ese momento sólo sabían de mí siguiendo el GPS de mi coche a través de la web) y además me lo pasé genial en la cena con mis amigos. Qué risas…

– Después de pasarte una media de 10 horas diarias luchando por avanzar por caminos de cabras, llegar al campamento es una bendición. Una duchita si podías, quitarte la ropa llena de polvo y arena del desierto y una cenita en la jaima… bueno, la cenita siempre consistió en el mismo menú, todos los días. Lo mismo pasaba con el desayuno, que era escaso y si llegabas tarde apenas quedaba nada. Eso también se percibió como un intento de maximizar beneficio por parte de la organización. Establecer un menú variado y que alcance para las 500 personas que estábamos por allí no es pedir demasiado y es quitarte de complicaciones a cambio de un esfuerzo muy pequeño. Son fallos de organización muy básicos. 

– Por último, en la gala final en Essaouira, se hizo entrega de los premios a los ganadores. Todo el mundo coincidía en que se debería entregar a los equipos algún tipo de recuerdo de su participación. Hay quien propuso entregar placas o vinilos para incorporar en la parte trasera de los coches permanentemente y que reflejase su participación en cada edición. A mí me pareció una gran idea, son coches muy llamativos que te van a hacer publicidad vayan donde vayan y que además son muy del gusto de tus clientes. Fidelización que se llama.

En fin, que ya veis que no son grandes problemas pero que sí que dejaron ese mal sabor de boca en muchas personas. Después de cenar, en el medio de la jaima, se hacía una gran hoguera dónde nos sentábamos para charlar. En mi opinión es una muy mala noticia que se comentasen continuamente estos y otros muchos pequeños detalles. Pero lo peor, lo peor, lo peor de todo fue que en medio de un evento que estás organizando saliese tanto a relucir el nombre de otros eventos que se organizan para pandas. Se habló muchísimo de la competencia de Panda Raid de cara al año que viene, y esa sí que es una cagada de verdad.

Por último, sólo decir una cosita: Muchas gracias, Juan Luis. Este ha sido uno de los mejores regalos de mi vida, amigo. 

Tagged with →  

4 Responses to La del rally por sorpresa. Panda Raid 2015

  1. JUAN LUIS dice:

    EXCELENTE VISIÓN DEL EVENTO A NIVEL PROFESIONAL/EMPRESARIAL .
    HAS DADO EN EL CLAVO.
    SIGUE ASÍ FERNANDO Y SEGURO TE IRA DE LUJO.
    NO ESTARÍA DE MAS ENVIAR ESTA CRÓNICA A LA PANDA RAID Y QUE TOMARÁN NOTA.
    ÁNIMO SOLDAD..ESPAÑ…

    UN ABRAZO

    JUAN LUIS

  2. sergio dice:

    Hola Fernando, que envidia me has dado con tu experiencia, estabamos pensando en correr el Panda Raid este año pero nos han surgido dudas, sobre todo por tener que dormir todas las noches al ras, ¿se comentaba en el campamento algo de otros raids? Estamos barajando hacer el Pandemonium, en vez del Panda. Muchas gracias por contarnos tu experiencia.
    Un saludo

    • Hola, Sergio. Lo primero pedirte disculpas por tardar en responderte. Un problema de salud me tiene un poco perjudicado, pero parece que ya remite.

      Lo primero reiterar que para mí esto ha sido un regalazo y no tengo nada en contra de la organización, sólo comento algunos fallos.

      Es cierto que tener que montar tu tienda de campaña anocheciendo o directamente a oscuras después de un día largo metido en un coche es un poco cansino, pero claro, dormir en el desierto, salir en medio de la noche y ver ese paraje también tiene su punto.

      Se hablaba mucho del Panda Trophy, decían que hace un recorrido similar, es más barato y todas las noches son de hotel. De hecho, compañeros que conocí ya han formalizado su inscripción para 2016.

      También existe, como bien dices, Pandemonium y el Clásicos del Atlas, que no es sólo para Pandas, pero entra dentro de los vehículos que lo pueden realizar.

      Ya te digo que el Panda Raid no es mala experiencia, el resto todo te lo cuento de oídas.

      Un saludo, muchas gracias por tu visita y que disfrutes el raid que decidas hacer.

dime lo que opinas, que se agradece