• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Hoy he coincidido con un vecino entrando al portal de mi casa. Los dos hemos abierto el buzón y sacado su contenido con idéntico resultado: sólo había publicidad. Siguiendo con el acontecimiento tan delicioso de coincidir con un habitante fronterizo de tu hogar (que a todos nos gusta tanto ¿Verdad?) nos hemos encaminado al ascensor. 

El buen señor ha decidido romper ese incómodo silencio típico de todo elevador diciendo: “Qué asco, de verdad… todos los días me toca vaciar de propaganda el buzón”.

Mi primer impulso ha sido dar al stop del ascensor y decir: ¿¿¿¿Cómo, cómo, cómooooooo???? ¿¿¿No ve usted que esos papelitos que lleva en la mano quieren venderle algo??? Publicidad, señor, PU-BLI-CI-DAD. Pero como no es plan el ir acojonando al personal, quedar como un tarado y acabar en comisaria, me he quedado calladito, he asentido con una sonrisa forzada y he esperado tranquilamente esos 12 interminables segundos que hemos tardado en llegar a mi planta.

Y es que es un error en el que cae la mayoría de la gente que no trabaja en Marketing o Comunicación. Tooooodo el mundo confunde publicidad y propaganda. Para ellos va este post, para que quede clara la diferencia entre ambos términos tan entremezclados.

diferencia entre publicidad y propaganda

El origen del problema es que ambas formas de comunicación comparten soportes, medios y hasta el mismo tipo de lenguaje. En nuestro caso podemos encontrar flyers, dípticos, folletos, catálogos… (que serían el soporte) en nuestro buzón (que sería algo así como el medio) y todos ellos con un lenguaje publicitario. Peeeeero, ¿Qué es publicidad y qué es propaganda? Todo depende del objetivo que se persiga con cada una de las acciones.

La publicidad difunde las cualidades de un producto o un servicio con la intención de atraer consumidores o usuarios. Es básicamente de carácter comercial. Volviendo al ejemplo de mi vecino, publicidad era todo lo que llevaba en la mano: ofertas de Carrefour, de Clínicas Vitaldent, de un pintor limpio y económico y de una mujer que se ofrece para cuidar niños por horas.

La propaganda difunde una idea, pensamiento o forma de entender la vida con la intención de atraer adeptos o simpatizantes. Tiene carácter político, ideológico, religioso o social. Mi vecino no llevaba propaganda ninguna, aunque en breve se va a quedar a gusto con toda las publicaciones políticas que van a llegar contándonos cosas que ya saben de antemano que no van a hacer.

Reduciendo a la mínima expresión y dejando claro que esto que voy a decir sería más que puntualizable, hazte a la idea de que la publicidad trata de llegar a tu bolsillo y la propaganda a tu mente y a tu corazón. Y digo que es muy puntualizable porque podemos encontrar campañas propagandísticas que buscan principalmente dinero de sus simpatizantes y campañas publicitarias que intentan generar un fuerte sentimiento y afecto hacia una marca por parte de sus consumidores.

propaganda y publicidad

En cuanto a las formas, soportes y medios en los que nos podemos encontrar ambas formas de comunicación, al igual que en los dos montajes que he preparado para este artículo, conviven entremezcladas y colaboran en la confusión. En prensa, radio, televisión, internet, publicidad exterior… podemos encontrar una campaña de Preservativos Durex y a renglón seguido una convocatoria de la manifestación del Foro de las Familias en contra del aborto. 

Por último, los profesionales encargados de hacer campañas propagandísticas han procedido históricamente del mundo de la comunicación y la publicidad. De hecho, han solido ser grandes cracks de ese sector. Ten en cuenta que para hacer que alguien vea como necesario un producto o servicio que realmente nunca había necesitado y para el que tiene que hacer un esfuerzo económico que no debería asumir, hace falta tener una buena dosis de talento. Pero para hacer creer a un chico joven que su deber es ir a entregar su vida por la patria en una guerra que se encuentra a 10.000 kilómetros de distancia escondiendo intereses económicos y mezquinos, hay que ser un genio.

Y un poco hijo de puta también.

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece