• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Como ya hemos visto en artículos anteriores de este blog, un plan de Marketing debe empezar con la investigación, observación y análisis tanto de las características internas de nuestro proyecto como de las características externas de nuestra empresa y su entorno. Una vez concluido este primer paso que nos hará ser conscientes de quiénes somos en realidad y dónde nos vamos a mover, plasmaremos de una manera muy visual nuestras conclusiones de manera que nos ayude a tomar decisiones a través de un estudio o análisis DAFO.

A partir de ahí empezaremos a determinar tanto los objetivos como la estrategia y las tácticas que vamos a desarrollar. Este orden: objetivo>>>estrategia>>>tácticas es inviolable. Se debe seguir a rajatabla si quieres tener un plan de Marketing consistente que no te fuerce a continuos pasos atrás y a improvisaciones costosas.

Es decir, que todo comienza con los objetivos y en la correcta definición de los mismos. Ojo con cagarla en este primer paso, porque como lo hagas es posible que andes más perdido que mi abuela en un concierto de Sepultura. Fallar en la definición de objetivos va a ocasionar pérdida de tiempo, pasta, ilusión, moral, compromiso de la plantilla, ganas de vivir…

Así que para que no os pase esto, voy a dar unos consejos con los que chequear vuestros objetivos y así comprobar que vamos en la dirección correcta. Voy a seguir con el ejemplo de la tienda de mascotas que empecé con el DAFO. Marchando una de tips!!

características objetivo

Claramente definido y delimitado en el tiempo

Un buen objetivo debe poder definirse en una sólo frase de la forma más breve posible y que no deje lugar a dudas.

Y no me refiero sólo a definir todo los parámetros que afecten a ese objetivo en cuestión, sino al lenguaje empleado, que no sea en ningún caso difuso y propenso a dobles interpretaciones, porque siempre estará el tío que se aferre a un doble sentido en su propio beneficio y no en el de todos. 

Por ejemplo, para nuestro caso estaría bien definido este objetivo: “Aumentar en un 15% las ventas de conejitos enanos en el año 2015 respecto al ejercicio 2014”.

Cuantificable

En ocasiones ocurre que nos proponemos lograr una meta que en esencia es bastante intangible, aunque no por ello menos importante. Me explico: podemos plantearnos el objetivo de “Aumentar la presencia de los perfiles de la tienda en las redes sociales” y sería un objetivo lógico, lo que pasa es que formulado de esa manera ni se puede medir ni se puede comparar.

Habría que hacer el trabajo de recopilar el número de retuits, menciones y mensajes directos en Twitter, los comentarios o comparticiones en Facebook o Google+, los +1 en la red del buscador y todas aquellas interacciones posibles que se puedan dar en las redes sociales en las que estamos presentes. Entonces sí podremos formular un objetivo cuantificable.

“Alcanzar los 3000 RT en Twitter en 2015”, “Lograr un 10% más de comparticiones en Facebook que en el ejercicio anterior”, “Generar un 25% más de repines en Pinterest que en 2014”, serían ejemplos de objetivos que te demostrarían si efectivamente has aumentado tu presencia en cada una de las redes sociales a través de datos tangibles y demostrables.

Conocido por todo el equipo

He estado en una empresa en la que escondían sus objetivos como si fuesen Gollum guardando el anillo único. Entiendo que no los puedas ir pregonando y que puedan llegar a la competencia, pero hombreeeee, digo yo que las personas que van a dedicar 8 horas cada día de lunes a viernes en alcanzar esas metas tendrán que saber qué es lo que se espera como resultado final de su trabajo.

¿Cómo vas a pedir responsabilidades a un miembro de la compañía por no haber alcanzado un objetivo si ni siquiera sabía que existía? Se deben presentar antes de dar comienzo el nuevo año en una reunión formal en el que se repase tanto el último ejercicio como lo que se espera del próximo. Y si es posible, formular esas metas teniendo en cuenta la opinión de todos los profesionales involucrados en conseguirlas.

Una reunión previa a la cena de empresa con todo el personal de nuestra tienda de mascotas sería una buena ocasión para entregar por escrito los objetivos para el nuevo año y comentar con ellos qué les parecen.

objetivos de marketing

Alcanzable

¿Y por qué decía que se debe tener en cuenta la opinión de todos los profesionales? Pues porque desde la dirección o propiedad de una empresa se tiende a ser demasiado optimista y puede ser que se planteen objetivos que el personal vea como imposibles de conseguir. Estos profesionales están en continuo contacto con el mercado e intuyen como va a evolucionar y lo que es posible y lo que no.

¿Qué pasa? Que si se plantean objetivos inalcanzables se va a producir cierta desmotivación por parte del equipo desde el minuto 1 de partido, sobre todo si la consecución de estas metas conlleva una remuneración económica extra. Y la verdad, es una putada para todos, tanto para la empresa como para los trabajadores.

“Vender 200.000 cotorras malabares (Psittacula columboides) en el año 2014” estaría genial para los dueños de la tienda porque supondría un pastizal, pero a menos que nos consigan meter a todos uno de esos loritos en casa, es poco menos que imposible de alcanzar.

Debe suponer un reto y ser motivador

De igual manera, un objetivo tiene que ser complicado de alcanzar. Plantear metas fácilmente conseguibles por simple inercia no tiene ningún sentido. Debe lograr sacar el 200% de todos los profesionales involucrados, exigir una búsqueda continua de nuevas formas de actuación y evitar caer en el apoltrone.

Un buen profesional siempre verá como un reto el mejorar la situación de la empresa de la que come. La compañía debe saber hasta dónde pueden llegar sus trabajadores y poner todas las herramientas necesarias a su disposición para que puedan sentirse motivados. De por sí, saber que estás consiguiendo algo vital para la empresa debería llenarte, y mucho más si la empresa te lo reconoce públicamente.

¿Y para qué nos vamos a engañar? Si la empresa se echa sus cuentas y le cuadran, es muy buena idea incentivar la consecución de objetivos ya sea a través de una bonificación o de premios como un viaje al Desierto Negro de Payunia, una tablet cojonuda o un bono para una escapadita rural a Teruel. 

En estos casos, establecer una tabla de comisiones por objetivo conseguido y que esté en poder de todas las partes interesadas va a dejar las cosas más que claras. Tantos gatitos vendidos, tanta pasta; tanto pienso para tortugas despachados, este regalito…

Y por favor, que sea honesto

Por desgracia, en los últimos tiempos y debido a la crisis han proliferado ofertas “laborales” en las que los trabajadores tienen una gran parte de su salario (si no todo) condicionado al nivel de ventas. En muchos casos te venden los objetivos fijados como algo sencillo de alcanzar con unas comisiones que te van a llenar el bolsillo rápidamente. La realidad es que son metas difícilmente alcanzables y que van a hacer que el trabajador esté dedicando su esfuerzo a este tipo de empresas y se vuelva a casa después de un tiempo sin un euro y más desesperado que antes.

Sin llegar a este extremo deleznable, sí se dan casos en los que la empresa plantea objetivos a sus trabajadores sabiendo de antemano que no se van a alcanzar. Buscan que el profesional se deje la vida buscando una quimera para sacar todo lo que puedan de su día a día. Esto puede funcionar un año, pero o renuevas a toda la plantilla cada temporada o al ejercicio siguiente vas a tener al personal desmoralizado y te van a dejar claro por dónde te puedes meter esos objetivos deshonestos.

En nuestro caso, no sería ético tener a un aprendiz en la tienda y que le digamos que sólo cobrará si cumple el objetivo de vender 70 tortugas leopardo (Geochelone pardalis) a la semana, porque se va a matar para conseguirlo y no tenemos ni stock para ello.

Afortunadamente este tipo de empresas están en vías de extinción porque con esa estrategia no se puede sobrevivir mucho tiempo.

Y esto es todo. Yo creo que si planteáis vuestros objetivos siguiendo estas pequeñas reglas habréis dado el primer paso para conseguirlos. Saluditos a todos.

 

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece