• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Si hay algo que a los que estamos en esto del Marketing nos guste más que a Mcgyver Bricomanía es acuñar nuevos términos o importar un anglicismo. Y si logras importar un nuevo término que además es un anglicismo se produce un orgasmo profesional, el súmmum. Así de tontitos y ridículos somos con algunas cosas.

Se debe tratar de algún fallo neuronal que nos hace intentar pasar a la historia del mercadeo de alguna u otra manera. Y claro, como las ideas son limitadas y casi todo está ya inventado, se suele lanzar el comienzo de nuevas etapas de lo ya existente. En ocasiones tienen su razón de ser, como veréis en este post, pero en otros casos algunas personas se precipitan y ante una mínima variación se intenta marcar el principio de una nueva era sólo para ganar notoriedad. Calma, compañeros, calma, todo a su ritmo. 

Ya sabéis que en el entorno informático las actualizaciones de un programa suelen indicarse con una numeración de este tipo: “2.3”, “3.1”, “4.1.12”, etc. siendo los números redondos con terminación “.0” la que se utiliza para designar las versiones realmente novedosas: “2.0”, “3.0”, “4.0”…

El Marketing no es ajeno a este tipo de nomenclatura para sus versiones y así se han diferenciado las diferentes etapas de la historia de esta disciplina, como vamos a ver desde ya.

marketing 1.0, marketing 2.0, marketing 3.0

El pre-marketing: no importa el quién, importa el qué

Productos y comercio han existido prácticamente desde que el hombre es hombre. Bien fuese mediante el trueque, pagando con sal, con conchas, semillas, personas o monedas, el ser humano ha realizado transacciones durante milenios. Durante casi todo el tiempo que llevamos en este planeta no tenía ninguna relevancia quién había fabricado el producto en cuestión que se quería adquirir, sólo era importante que el mismo fuese capaz de satisfacer una necesidad concreta. No existía, como norma general, un valor añadido al producto que no fuese su usabilidad. Y digo como norma general porque la pasión y fascinación de la Humanidad por el oro ha sido y será desproporcionada siempre. ¡Qué paranoia, oiga!

Todos los fabricantes de “cosas” eran considerados meros artesanos, incluso los artistas. Tú encargabas un retrato a un pintor y te lo hacía, sin más, como si le encargabas una mesa para el comedor a un carpintero. Fue en ese sector, el Arte, donde se empezaron a dar los primeros casos en los que importaba el quién tanto como el qué. Las obras eran conocidas ya en su momento por haber sido realizadas por determinados maestros o sus escuelas, pero sin que existiese firma alguna que autentificasen y diferenciasen sus trabajos. Así pasó desde la Grecia Clásica hasta el Trecento, momento en el que Giotto comienza a firmar sus obras, convirtiéndose en cierta manera en la primera marca de la Historia. 

Si hablamos de marcas comerciales tal y como las conocemos, habría que esperar hasta mediados del siglo XIX para encontrar el triángulo rojo de la cerveza Bass & Company, considerada la primera marca registrada a nivel mundial. A partir de ahí empezó el locurón, la fiesta del Marketing, la orgía de las marcas, la búsqueda de la diferenciación de la hostia…

Marketing 1.0: el producto

Después de la Segunda Revolución Industrial, el producto fabricado en serie se podía acercar a las masas porque existían tanto los medios de producción como cierta capacidad adquisitiva de la población. El problema venía cuando tenías una idea cojonuda pero había otro tío con la misma idea que quería, lógicamente, vender más que tú. Este conflicto dio a luz al Marketing tal y como lo conocemos pero de una manera que hoy se vería anticuada y errónea.

marketing 1.0

Todo estaba enfocado hacia el producto, el consumidor no era más que un billete con patas al que había que convencer de que nos comprara a nosotros y no a la competencia. Se intentaban cubrir necesidades físicas y no tenían cabida ni las emociones ni las aspiraciones personales. El valor que se intentaba transmitir era meramente funcional (“este detergente lava más blanco y punto en boca, coño”). Se informaba de todas las prestaciones de los productos a través de los medios de comunicación de masas (prensa, televisión, radio) con una comunicación unidireccional: de la empresa vendedora a todos los consumidores, sin segmentación ni personificación alguna.

Una mierda, vamos, pero ahí está en nuestro pasado.

El marketing 2.0: el consumidor

Poco a poco las marcas fueron teniendo constancia de la importancia de la relación con el consumidor. Se dieron cuenta que detrás de esas cifras de ventas había personas con mente y corazón y decidieron acercarse mucho más a nivel emocional.

El proceso ya no terminaba cuando alguien compraba tu producto sino que primaba la satisfacción del consumidor, de manera que se convirtiese en cliente fiel y embajador de nuestros mensajes. Se empezó a desarrollar el valor de marca, incorporar una serie de sensaciones que se adherían a la misma por la experiencia entre las personas y los productos. Había que diferenciarse de la competencia ya no por las características de los bienes en sí, sino por lo que éste significaba en nuestras mentes. Nació el posicionamiento.

marketing 2.0

Y para posicionarse en el universo emocional de las personas, se desarrollaron nuevas fórmulas de comunicación que se plasmaban en relaciones “uno a uno” con la introducción de las nuevas tecnologías. 

Esto lo hemos vivido todos. De hecho muchas empresas aun se encuentran en esta fase en plena transición hacia la siguiente.

El marketing 3.0: los valores

Philip Kotler es algo así como un dios en el Marketing. Tiene la autoridad suficiente para decidir que ha dado comienzo una nueva etapa en el sector y definir las pautas de esa nueva era. Cierto es que como está de vuelta de todo y ahora vive por el sureste asiático, se le va un poquito la parra con el tema espiritual y trascendental (leeros su libro “Marketing 3.0”, es una pasada), pero eso no quita para que siga identificando tendencias y dando pistas sobre el camino al éxito en las estrategias de mercadeo. Lo que viene a decir Kotler sobre lo que es esta nueva etapa es lo siguiente:

Las empresas no deben centrarse ni en el producto ni en el consumidor, sino en los valores. El principal objetivo de una empresa debe ser hacer del mundo un lugar mejor para el presente y para el futuro. 


El consumidor es concebido como un ser humano pleno, con mente, corazón, espíritu, inquietudes, anhelos, deseos, compromisos, sueños… Lo realmente importante es la parte espiritual de las personas. Las empresas deben ayudarles a sentirse plenos y realizados, de manera que se cree un vínculo emocional inquebrantable: la marca y la persona trabajan de la mano para hacer un mundo mejor y su relación traspasa lo meramente físico para llegar a lo etéreo. Y todo ello sin fumar porros.

Se trata de diseñar unos valores, una misión y una visión de futuro que te posicione de tal manera en el universo espiritual de las personas que les haga materialmente imposible traicionar a la marca, porque sería hacérselo a un amigo que comparte contigo el deseo de lo que debe ser la vida. 

La comunicación entre marca y clientes no es meramente una comunicación, sino una colaboración en búsqueda de los intereses comunes y el bien de la Humanidad.

Para terminar querría comentaros que ya hay gente que habla del Marketing 4.0: se basaría en la predicción de las actuaciones de los clientes, el Marketing virtual, la realidad aumentada, la evolución de la geolocalización, etc. Pero como os decía al principio, paso a paso compañeros, que aún estamos flipando con lo que se puede hacer en el Marketing 3.0. No demos saltos ni tengamos prisas.

Tagged with →  

11 Responses to ¿Qué es marketing 1.0, marketing 2.0, marketing 3.0,…?

  1. Adrià dice:

    Muy bueno! Enriquecedor y gracioso a la vez 🙂

  2. Pol dice:

    El mejor artículo que he leído sobre estos tipos de Marketing. Todo muy bien explicado y con un punto de humor que lo hace más entretenido.

    Como estudiante de Marketing, me guardo este blog que estoy seguro que me será de gran ayuda!

    • Gracias Pol!! Bienvenido. Eso intento en este blog, explicar lo que me contaron a mí pero de una manera más amena y divertida.

      De hecho, si tienes alguna duda y yo se resolverla, te lo cuento en un post. Sólo tienes que pedir por esa boquita.

      Un saludo y suerte en este mundo del Marketing tan loco.

  3. manuel antonio ruiz ames dice:

    excelente muy bien detallado como para entenderlo facilmente (Y)

  4. Antonio Camacho dice:

    Hola Fernando, estoy haciendo un curso de Community Management, llevo 15 días, soy anti redes sociales, pero la edad y la necesidad de ayudar a unos familiares en un negocio, me han creado la necesidad de entender algo mas este mundo. Gracias por tus comentarios ¡Los mejores de la red! sencillos y comprensibles, te iré siguiendo. Gracias por tu ayuda.

    • Hola, Antonio.

      Ya verás como el uso de redes sociales dentro del Marketing en general y del Marketing digital en concreto puede ser divertido y efectivo si se apoya en la creatividad.

      Muchas gracias por tu comentario, me alegra que sigas el blog. Suerte con tu proyecto.

      Un saludo.

  5. Filipe dice:

    Hola!
    Ahora (hasta dónde me indica mi profesor) existe también el punto 4.0 del Marketing, podrías explicarlo si tienes el conocimiento? Sería de gran ayuda, y desde ya, te agradezco por la fuente!

    Atte,

    Filipe

    • Hola, Filipe

      Como podrás observar últimamente publico casi nada por una falta enorme de tiempo. No obstante, te doy mi palabra de hacer algún post referente al Marketing 4.0 cuando pueda coger de nuevo un ritmo de publicación.

      Un saludo

dime lo que opinas, que se agradece