• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Dijo Groucho Marx “Hay muchas cosas en la vida más importantes que el dinero. ¡Pero cuestan tanto!”. Y es que por mucho que no nos guste, el mundo está montado de tal manera que el disponer de capital facilita bastante la existencia. Tengo la edad suficiente para saber que eso es así. Por desgracia los ideales utópicos poco a poco van cayendo con los años.

No obstante sólo hay que echar un vistazo a nuestro alrededor y a nuestro día a día para ver que, sea injusto o no, con dinero se consiguen las mejores cosas (materiales, “clarostá”). El precio de las cosas, de los productos y de los servicios, en muchas ocasiones define la calidad de las mismas. Por supuesto que en una sociedad con tanto cretino hay quien paga cantidades desproporcionadas por cosas que no lo valen por el simple hecho de poder pagarlo y hacerlo saber.

Pero en general la relación alto precio/alta calidad van de la mano como vamos a ver en unos ejemplitos que os he preparado al estilo de la casa. 

Motorizarte

Cuando se te pasa por la cabeza comprar un coche, lo normal es acercarte a los concesionarios de aquellas marcas que disponen de algún modelo que puede proporcionarte las características que necesitas al precio que puedas pagar. Evidentemente no puedes pretender tener un deportivo descapotable, híbrido, con un motor del copón, asientos climatizados y mil pijaditas varias si tu presupuesto son 9000 euros.

A ese precio, nos joda o no, puedes tener un coche al que con suerte no haya que sujetar las puertas cuando cojas un bache, que tenga un climatizador que nunca te parezca que enfría lo suficiente, en el que tengas que meter segunda si estás en un puerto de los que sube Contador en bici y en el que con un poco de suerte no tengas que ponerte en postura aerodinámica para bajar las cuestas y así coger inercia para el siguiente repecho.

Nos ha jodido, es que las cosas buenas valen dinero.

Alimentarte

Cuando decides dónde comer, dependiendo de la pasta que te puedas gastar puedes tomar dos alternativas: menú/fast food o a la carta.

Si dispones de un presupuesto de 8 euros para comer puedes hacerlo en una de las franquicias de comida rápida o en uno de los restaurantes que hay en 50 metros a la redonda de tu oficina. Un sitio en el que ves, al comer día tras día, que se reciclan los platos (doy fé, a mí me ha contado un cocinero que se lavan los macarrones con tomate y al día siguiente los convierten en macarrones carbonara), en el que las fritangas como segundo plato funcionan genial y en el que se te van a quedar las venas como tuberías de un bar de carretera.

Pero si vas a la carta puedes tener un mayor control sobre el equilibrio en tu alimentación, dispones de una mayor variedad de lugares temáticos/étnicos a los que ir, seguramente dispones de más tiempo para desplazarte hacia aquel restaurante que te gusta porque hace una especialidad concreta que adoras, puedes llevar a alguien a quien impresionar en un local que se sale por la patilla…

Nos ha jodido, es que las cosas buenas valen dinero.

inversión marketing

Explayarte

Si vas justito para las vacaciones y en lugar de ser coherente y elegir un destino cercano en el que maximizar tu presupuesto decides sobrevolar el charco, lo más normal es que viajes en un avión en el que las azafatas parezcan perdonarte la vida a cada segundo, en el que pagues hasta por ir a mear y que llegues a un hotel en el que no te hagan ni la cama, en el que te den de comer como si de un campo de concentración se tratara.

Pero si estás forrado te van a lamer el culete a todas horas: en el avión te van hasta a arropar si te quedas sobado, vas a comer a la carta, a tener wifi y recibir mil regalitos de la compañía aérea para que veas lo detallistas que son. En el hotel te van a traer hasta una pizza recién hecha si te levantas a las 4 de la mañana con hambruna y te van a llevar a la playa fruta recién cortada sin levantarte de la hamaca.

Nos ha jodido, es que las cosas buenas valen dinero.

Instalarte

Cuando decides comprarte una casa y te tiene asustado el precio de la hipoteca mensual, normalmente puedes acabar en una vivienda de 60 años en la que los muros sean tan finos que puedas oír a los vecinos, como si estuvieran en tu casa, discutir, celebrar un gol o también… estoooo, también… pues eso.

Sin embargo, si tu presupuesto no es un problema vas a tener, a demás de insonorización, instalaciones como piscina, padel, tenis, golf, gimnasio, petanca, sumo, pesca deportiva, paracaidismo, lucha grecorromana, lanzamiento de disco y salto con pértiga.

Nos ha jodido, es que las cosas buenas valen dinero.

Marketinearte

Si crees que el Marketing es ese sitio donde colocar a tu cuñado, que sólo sirve para vender (algo tan fácil como eso) y que es un departamento en el que hay que invertir lo menos posible porque es un mal necesario, lo más probable es que cometas errores enormes y quedes en ridículo con cada acción que desarrolles.

Si inviertes en herramientas de calidad, en formación, en personal y en acciones novedosas y creativas, lo más probable es que sea más accesible la consecución de tus objetivos. No es casualidad que las grandes empresas de este mundo tengan los departamentos de Marketing o Comunicación más extensos y que inviertan millonadas en ellos pese a que pudiese parecer que no lo necesitasen, como es el caso de Coca-Cola, Apple, Samsung, Nike, Adidas,…

NOTA: Por desgracia, soy de los casos en los que escasea la pasta… qué le vamos a hacer. Que nadie se sienta ofendido, me he tomado como modelo.

 

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece