• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Aún resulta raro pensar que el Jefe de Estado de este país no es Juan Carlos I. Su majestad campechana está jubileta y ha llegado el turno de Felipe, quien no sólo ha heredado un trono sino también un marrón curioso.

No se si habréis vivido esa situación en la cual la empresa en la que trabajas está en una grave crisis y tienes que demostrar que eres absolutamente necesario, ya que te va la “vida” en ello. Pues coge esa situación y multiplícala por 157… así de jodidito lo tiene Felipe VI, Rey de España.

Pero como es el primer monarca licenciado universitario que ha habido, creo que para él no será difícil diseñar un plan de Marketing con el fin de mejorar esa situación. Estoy seguro que se ha hecho su propio DAFO y sabe cuales son sus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. No obstante, desde lascuatropes.com y con modestia, quiero darle algunos pequeños consejos a tener en cuenta para mejorar su imagen de marca personal.

marketing monarquia

No sólo hay que ser útil, hay que parecerlo

Uno de los grandes problemas iniciales es que una parte de la población opina que este tipo de jefatura de estado es inútil y anacrónica. Yo creo que, debido a la discreción con la que la Casa Real siempre ha llevado sus asuntos, no han sabido transmitir las actuaciones que desarrollan en beneficio de la economía del país. En un mundo 2.0, yo recomendaría que hiciese uso de las redes sociales para dar a conocer los acuerdos internacionales que logre conseguir y que repercutan en contratos en beneficio de las empresas locales, y por lo tanto, en generar empleo.

Los puristas monárquicos dirán que es una locura, pero ir filtrando ese tipo de información, de la que hasta ahora se desconocía, va a cambiar la imagen que se tenía del anterior rey de estar tocándose las bolas a todas horas y se presentará como un Jefe de Estado trabajador y dedicado al pueblo. ¿Que está haciendo en definitiva lo mismo que hacía su padre? Efectivamente, pero ahora se puede hacer correr esa información como la pólvora, y si hay un sitio donde hoy por hoy se destruya o se eleve a los cielos una marca personal es en las redes sociales. Si es capaz de establecer una buena estrategia de reputación digital, conseguirá pertenecer al círculo de afecto de los ciudadanos y estos serán muy reacios a cambiar a una República en la que la Jefatura de Estado estaría asumida por algún miembro de algún partido político, sea de tu ideología o no, pero nunca neutral como debería ser Felipe VI.

La reputación tratada como el tesoro más valioso

Parte de un handicap importante: no se le va a permitir ni un fallo, y los que cometa, porque los va a cometer, se van a ver multiplicados por 100 y utilizados por todos aquellos que quieren su puesto, que también los hay. 

Marcas como Disney, Lego, Apple, Microsoft, Google o Mercedes-Benz conocen muy bien lo que es tener millones de ojos encima esperando que cometan un fallo, porque normalmente no lo hacen y su reputación es intachable. Gastan millones de dólares y de horas testeando y evaluando cada una de sus acciones antes de llevarlas a cabo. No improvisan jamás, tienen una estrategia muy definida y van con ella a muerte. Estas marcas deben ser el referente del nuevo Rey si quiere ser el Rey del Marketing.

Ahora más que nunca, en un momento en el que una cagada va a ser Trending Topic en Twitter en minutos, debe de estudiar cada uno de sus movimientos y los de su entorno. Debe de huir como del ébola de las cacerías, viajes de placer, yates, operaciones de estética, trajes de diseñadores extranjeros carísimos, complementos que valgan más que lo que gasta una familia con tres hijos en comer en un mes, muestras de clasismo, de suficiencia, de lejanía, de ricachón, de mimado o de sobrado.

Debe ser una putada vivir así, pero tiene que ser consciente de que está jugando su bola extra y que ya no hay más. Si falla se va a casa y pasará a la Historia de la peor manera que hubiera soñado. Es así. 

El balance que resulta de la ley de vida

Ahora vamos con un consejo de ciencia ficción, pero ya veréis al final como razón no me falta…

Uno de los grandes problemas de imagen con los que se encuentra Felipe es la legitimidad de su cargo. Ya se que en este país es más difícil tocar la Constitución que a la fea del baile, pero ante la posibilidad de que en un futuro se pudiese convocar un referéndum sobre la continuidad de la Monarquía Parlamentaria, yo le recomendaría que lo fomentase para realizarlo ya mismo, porque cada día que pasa está perdiendo “clientes” fieles.

Imaginaros que hoy se celebrase esa votación. Pensemos que al día se mueren 100 personas y que otras 100 alcanzan la mayoría de edad y por lo tanto derecho al voto (yaaaaa, ya se que son muchos más, pero con la cifra de 100 se explica mejor, no seáis tiquismiquis, hombrepordios!!). Pues eso, que si nos imaginamos esa situación, la estimación de voto para ellos sería más o menos esta: (fuente: yo, yo mismo y mi intuición).

¿En qué me baso para pensar algo así? En que el ser humano según envejece se vuelve más tradicional y costumbrista. Los que nos dedicamos al Marketing sabemos que uno de los trabajos más difíciles es intentar introducir un nuevo producto en un público objetivo de cierta edad. Los mayores no son reacios a los cambios, ya no quieren nuevas batallas ni complicaciones. Por eso deduzco este dato.

En cuanto a los nuevos votantes, sin embargo, por ese espíritu reivindicador, revolucionario y luchador que tenemos todos a los 18 años y esa tendencia natural a probar lo nuevo (también sabemos eso los marketinianos), intuyo esta votación:

Por lo tanto, el resultado entre muertos-nuevos votantes a favor de la monarquía nos dice que cuando dan las 24:00 de un día cualquiera ha perdido 60 votos. Conclusión: ante la posibilidad no tan remota de que algún día se pueda llevar a cabo esa votación, mi recomendación para sus intereses es que sea cuanto antes, porque está perdiendo cuota de mercado a pasos agigantados.

Quiero despedirme dejando algo claro: yo aquí no me posiciono ni a favor ni en contra de la Monarquía, he tratado el tema como si de un cliente más se tratase. Hubiese hecho el mismo post recomendando como “vender” imagen de marca para la República. Esto no es personal, es profesional. Evidentemente tengo mi postura al respecto, pero la comparto en privado, no en el blog. 

2 Responses to El rey del marketing

  1. Sergio G R dice:

    Querido Fernando… no creo que esa sea buena idea, ya que si dejásemos (cosa que no va a suceder JAMÁS) que los antisistema, nuevos rojos y antimonarquicos convocasen dicho referéndum… ¿quien te dice a ti que no quisieran repetirlo cada legislatura?,
    ¿o cada año? ¿o cada vez que un piojoso con coleta robe unos cuantos votos mas de lo normal?

    Creo que es mejor la solución primera que propones, modificandola a la española, es decir, publiquemos todos los logros de nuestro REY, que serán muchisimos, y las cagadas… se olvidan de publicarlas, o se maquillan, o bién se saca a la luz en ese momento algún tema de esos en stand by tipo Gibraltar, algun pobre politico corrupto..
    etc. De eso hay mucho en stock.

    perdón por el tocho y ¡¡¡Viva el Rey!!!

    • Gracias a ti por comentar. Los tochos son bienvenidos siempre.

      Bueno, tu postura es evidente, jajajaja. Y entiendo lo que dices de la Constitución. Pensé en ello mientras lo escribía. Es evidente que habría que dejar claro en la campaña que se trata de un referendum puntual. No hemos votado de nuevo la pertenencia a la OTAN, no?

      Eres muy heavy. Espero que alguien de otro palo entre a debate. Pero sin faltarse, eh? Que lascuatropes es un blog para reir.

dime lo que opinas, que se agradece