• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

El turismo. Ese gran pilar que hace que funcione la economía de este país al menos durante algunos meses. Se rebajan las cifras del paro y aumentan las cuentas del estado por el dinerito que viene de fuera.

Después de mucho pensar, he decidido aportar un granito de arena a esta causa.

¿Y cómo puedo yo ayudar a que esto funcione un poquito mejor? Pues con unos consejos de Marketing para esos pequeños y medianos empresarios costeros que pueden ayudar, con el IVA de sus ventas, a que todo vaya mejor. Pero claro, voy a ayudar al estilo de esta web. Vamos a dar unos consejitos “cuatropeseros” para confeccionar una gran estrategia de marketing veraniego. Ya pido perdón por adelantado, que una mala tarde la tiene cualquiera. Allá vamos.

Puesto de gofres/helados/churros

Lo fundamental es tener personal de entre 20 y 30 años que trabaje con cara de estar pensando que tienen que haber sido muy cabrones en otra vida para acabar ahí. Te parecerá una tontería, pero esto es España, y saber que mientras tú estás de vacaciones otro está puteado te va a hacer aumentar ventas. Estos empleados, cuando acaben su turno, tienen que tener tanta grasa encima que cuando se vayan a dar un bañito a la playa generen tanto chapapote que parezca que ha habido otro Prestige. 

El aceite de la freidora tiene que estar a tal temperatura que forme tanto humo que los bomberos de las localidades de 40 kilómetros a la redonda estén en alerta, hasta los guardacostas se deben acercar en barco a ver si todo va bien. Eso hará que los clientes te vean desde leguas de distancia y sepan donde encontrarte y que además, aunque sean las 4 de la mañana, sigues abierto.

En cuanto a las luces del puestecito, ni dudes en poner unos focos que genere una contaminación lumínica superior a la que produce la ciudad de Nueva York. Es mentira que se vea la muralla china desde el espacio, pero tu puesto de churros por tus cojones que se va a ver desde la Estación Espacial Internacional. Seguramente produzcas daños irreparables en la retina de tus trabajadores y clientes, pero lo que no te quita nadie es que se te vea en toooooodo el paseo maritimo.

marketing verano

Restaurante/chiringuito de paellas y raciones

Lo primero de todo: no andéis jodiendo con lo de cobrar el cubierto ¿Qué pasa, que me lo puedo llevar a mi casa? Eso no gusta nada de nada, molesta muchísimo cuando lo ves en la factura y lo que consigues es dar un palo hoy, pero no fidelizar clientes. De verdad, no interesa, que hoy por hoy en el mundo 2.0 una mala critica en internet te tira abajo el negocio.

En cuanto al personal, lo más importante es que tengas un camarero bajito, de 43 kilos y con poco pelo que vaya continuamente a toda ostia entre las mesas como si estuviese realmente trabajando y fuese a por un plato, una bebida o una cuenta, aunque no haya ni dios en el local y no vaya a ningún sitio. Tiene que resoplar antes de empujar la puerta giratoria de la cocina y ponerse a chillar raciones: ¡¡¡UN CALAMAR, DOS BIENMESABE, UNA BRAVA, UNA ZARZUELA!!! Y sí, da igual si en la cocina aun no hay nadie y está él solito. Que lo grite igual. Para los vacacionistas eso les va a transmitir que es un local que trabaja mucho, que el camarero lleva toda la puta vida en ello y que no les vas a tener esperando una hora para comer.

En cuanto a las fotos de las raciones que ponéis en la entrada, os ruego por lo que más queráis en vuestras vidas que tengan un mínimo parecido con lo que luego vais a servir. Vale que no pongáis esa cama de lechuga al marisco, vale que no sean unas raciones tan, tan generosas, pero ¡Joder! es que en algunos casos no se parecen ni en el limón que viene cortadito para echárselo a los espetos. Y hablando de espetos…

El tío que hace los espetos

Una puntualización para los que nos visitan desde el otro lado del charco. Los espetos, básica y simplemente, son sardinas a la brasa.

Aquí no puedes cometer el error de poner a un chaval de 20 años para preparar los espetos y así ganarse un dinerito para irse a Ibiza al final del verano a darlo todo. Eso no va a funcionar. Los espetos son un arte, y aunque parezca una tontería hay muuuuuucha diferencia entre los que lo hacen bien y quien los pone al fuego y “atomarporculo”. Tú aquí tienes que tener como encargado a Manuel. Escúchame bien: a Manuel, no a Manolo, Manolo no te sirve. Contrata a Manuel.

Manuel se pone piedras en los bolsillos cuando hace levante. Es medio calvo pero tiene algo parecido a una melena. Lleva camisa de manga corta siete tallas más grandes porque sabe dios de dónde la ha sacado. Tiene dos matrimonios fracasados porque, según sus propias palabras “es un alma libre y estar casado no va con él”. A sus 57 años vive con su madre jubilada y mientras asa sardinas se deja el tercio de cerveza en la única sombra que tiene a mano. Es del pueblo y le conoce todo el mundo, ha vivido allí toda la vida menos dos años que se fue con la marina mercante a Cuba. Pero eso sí, el cacho de cabrón te prepara unos espetos como no hay nadie en el planeta tierra.

Recuerda: Manuel es tu hombre.

La tienda que vende de todo

Volvemos al tema de la notoriedad y de que que nos vea pero bien. Ya sabes, llena la fachada exterior con tal cantidad de colchonetas y flotadores que la gente que vaya paseando por allí tenga que abandonar la acera y bajarse a la carretera a esquivar coches.

A parte de los productos que vienen funcionando desde la época de Verano Azul y que tienes que ofrecer sí o sí (digamos por ejemplo, la baraja de poker con fotos de la localidad costera en cuestión), estate muy atento al producto de moda de cada año. En cuanto lo tengas localizado o lo intuyas, haz un pedido en cantidades desproporcionadas. Hipoteca tu casa si es menester. No tienes nada que perder. 

Yo te recomendaría productos chorra para los smartphones e inclusos teléfonos baratos de fabricación china. No te puedes ni imaginar la de gente que se meterá a la piscina o a la playa con el móvil en el bolsillo y que necesitará una solución urgente y barata para publicar en Facebook, en Twitter, en Instagram y en Whatsapp que son unos gilipollas y que se han bañado con el teléfono.

Evita productos ibéricos. No me refiero al embutido, sino a los toros, banderas, imanes, folclóricas, peinetas, castañuelas…que hemos hecho lo que hemos hecho en el mundial y el turismo nacional estará de bajona.

Discoteca/pub playero

Aquí tu objetivo es sólo uno y debes tenerlo en mente en todo momento: llenar tu garito de guiris de tono rosado porque han subestimado el poder del sol patrio y que lleven minishorts ínfimos, casi imperceptibles. No te duela el bolsillo en invitarlas a todas las copas que se puedan beber, cuantas más mejor. No te preocupes que va a ser la mejor inversión de tu vida.

El macho ibérico procedente de la meseta puede percibir las feromonas que desprende una guiri borracha a siete kilómetros de distancia. Acudirá raudo y veloz a la llamada de la naturaleza y el instinto natural que posee de expandir sus genes más allá de nuestras fronteras hará que se te llene bien la caja de euros.

Al igual que un grillo utiliza sus alitas para hacer cricricri y atraer a las hembras de su especie, el macho ibérico utiliza la canción del verano para arrimar cebolleta. Es importante que tengas en plantilla a un tío que esté pendiente de que, cuando se produzca el contacto visual macho-guiri, ponga por ejemplo “Cola Song” a toda ostia.

Este punto es el más fiable de todos los que he expuesto. Yo fui uno de esos machos en mis tiempos mozos y no me comí nunca jamás nada de nada, pero el dinero sí que me lo dejé, sí.

En fin, amigos, que espero haber aportado mi granito de arena a la recuperación económica con estos consejos. Señor Soria, Ministro de Turismo… de nada, chato.

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece