• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Un conocido centro comercial de Madrid tiene en su planta superior una extensa zona de ocio y restauración. Allí puedes encontrar infinidad de franquicias para todos los gustos: Friday’s, Foster’s Hollywood, KFC, Burguer King, Cañas y Tapas, La Fabrica de la Cerveza, Gambrinus,… 

El caso es que una de estas franquicias, muy conocida, tiene una enorme desventaja respecto a sus competidores: no dispone de terraza exterior. En cuanto llega el buen tiempo, su porción de mercado se reduce drásticamente por no poder ofrecer sus servicios al aire libre. 

Hasta aquí todo normal. Una persona invierte en un proyecto y no tiene en cuenta una de las variables (la terraza) y se ve gravemente perjudicado. El drama viene ahora: el propietario de la franquicia culpa a los camareros de no tener más clientes. Considera que no hacen lo suficiente para que la gente prefiera estar en su local, bajo techo, que en una mesa al aire libre. Pero una cosa es innegable, a los españoles nos gusta más una terracita que comer con las manos

en la cuerda floja

El principal problema de este hombre es que no ha sabido entender ni el mercado ni el público objetivo al que iba a proponer su producto. No ha tenido una planificación de sus acciones, ha improvisado. No tuvo ninguna visión de futuro ni hizo el esfuerzo de identificar las posibles amenazas que le podrían surgir. No ha dirigido una empresa, simplemente la ha gestionado.

Y es que hay una enorme diferencia entre gestionar y dirigir una compañía. Tan enorme es esa diferencia que precisamente marca la delgada línea entre el éxito y el fracaso. De hecho, al final de este post muchos de vosotros os daréis cuenta de que estabais equivocados cuando pensabais que vuestro jefe era un director de departamento, cuando realmente es un simple gestionador de recursos y personas. 

Un GESTIONADOR se ve a la legua porque básicamente improvisa. Además, suele tomar decisiones contradictorias cada vez que improvisa. Un gestionador no valora una mierda los recursos de los que dispone, especialmente los recursos con nombre y apellidos. No hace jamás partícipe a su equipo de la definición de la estrategia, no comparte con ellos los objetivos a alcanzar. Suele actuar dando palos de ciego y el nivel de motivación de sus colaboradores está bajo mínimos. Un gestionador no tiene claro dónde está, pero lo que es muchísimo más terrible, no tiene ni la más mínima puta idea de adónde se quiere dirigir. Un verdadero drama. Por desgracia, el mundo laboral está lleno de gestionadores porque es la elección más cómoda, requiere mucho menos trabajo.

Un DIRECTOR obtiene su nombre del verbo “dirigir”, es decir, tiene un propósito en la cabeza, tiene un plan y va a utilizar todos los recursos a su disposición para alcanzar ese fin, para dirigir a su empresa o departamento en esa dirección. Cada decisión que tome estará encaminada a lograr sus objetivos, que tiene presente 24 horas al día y siete días a la semana. Un director también improvisa en ocasiones, pero con la diferencia de que antes que se produzca una situación en la que tiene que tomar una decisión inminente, ya ha pensado que ese momento podría llegar y valoró con anterioridad todas las alternativas posibles. Un director sabe que su recurso más preciado son las personas, las valora y las hace sentir valoradas, forman parte de las decisiones de la empresa y es capaz de motivarles y lograr su compromiso para dirigir conjuntamente a la compañía en la dirección deseada.

Si eres un director, enhorabuena. Si por el contrario eres un gestionador, es el momento de tomar una pausa y reconsiderar tu postura, porque siempre se puede dar el paso.

Todo esto lo puedes aplicar perfectamente a tu vida, seas un estudiante, una ama de casa, un probador de medicamentos experimentales o un cosmonauta. Puedes ir gestionando tu día a día sin tener claro lo que quieres, dejando que pase el tiempo, esperando que algo interesante aparezca de repente y acabe con tu monotonía o puedes fijarte un objetivo y utilizar todos los recursos a tu alcance para conseguirlo, tomando decisiones siempre con tu sueño en mente. Puedes elegir si gestionar o dirigir tu vida. 

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece