• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

El los últimos años hemos cambiado mucho, pero mucho, mucho. Una de las principales diferencias respecto a las personas que eramos hace poco más de 10 años es nuestra capacidad para estar conectados a través de las nuevas tecnologías. Los más críticos consideran que la era digital nos ha traído un mayor grado de impersonalidad. Yo no estoy en absoluto de acuerdo. Creo que a través de las redes sociales, servicios de mensajerías instantáneas, foros, blogs, etc. ahora somos mucho más capaces de estar conectados e informados que nunca. Se ha democratizado la información, y por lo tanto, poco a poco se irá democratizando el poder.

Este cambio tan importante sobre lo que somos y hacemos afecta por completo al Marketing, que ahora dirige sus acciones a un nuevo ser. Si antes se centraba en satisfacer al Homo Sapiens, ahora debe hacerlo hacia el Homo Digitaliensis, con estas importantes diferencias:

homo digitaliensis

Hasta finales del siglo pasado, íbamos por el mundo sin estar localizados ni disponibles a distancia en todo momento. Y aunque parezca mentira, eramos tan felices y vivíamos tan tranquilos. Si hacía falta hacer una llamada, nos metíamos en una cabina y punto. Hoy por hoy uno de los mayores dramas que puede vivir el homo digitaliensis es quedarse sin batería en el móvil. Puedes ver como a un ser humano perfectamente feliz de repente se le pone en la cara un gesto de angustia si su aparato le avisa de que se le está acabando la energía con ese típico pitido que todos odiamos.

Antaño podíamos estar meses e incluso años sin tener noticias sobre algunos amigos o familiares. Ahora, con las redes sociales, si un ser querido no actualiza su estado o perfil en un espacio corto de tiempo empezamos a preocuparnos seriamente hasta tal punto de enviarle algún tipo de mensaje para que se haga ver y se muestre. El homo digitaliensis vive otra vida en las redes sociales. Nuestros productos y servicios tienen que tener también su alter ego digital, porque es precisamente ahí donde pasan mucho tiempo nuestros clientes.

Como decía al principio, la información se ha democratizado enormemente. Hasta tal punto que una persona con una habilidad “friki” puede llegar a convertirse en una estrella en Youtube y ganar un montón de pasta. Un anónimo puede crearse una cuenta en Twitter y conseguir cientos de miles de seguidores en un fenómeno que antes sólo estaba reservado a personajes surgidos de los grandes medios de comunicación. Y lo que realmente nos afecta: un usuario cabreado puede montarte un pollo considerable y hundir tu marca a través de un fenómeno viral en las redes sociales. Ya no debemos tener en consideración a personajes conocidos como líderes de opinión, tu vecino puede ser el gran enemigo de tu empresa si sabe moverse por la red.

Los cromañones utilizaban la técnica de lascas para tener piedras afiladas para usar como herramientas, los neandertales ya usaban armas como por ejemplo lanzas, el homo sapiens desarrollo al máximo su capacidad para generar utensilios y el homo digitaliensis tiene PC, portátil, smartphone y tablet. Cuando el homo digitaliensis va al baño ya no se lee las etiquetas de los botes de champú, se lleva el móvil y permanece conectado. Nuestro objetivo es averiguar dónde se conecta, qué contenidos prefiere consumir, a qué material son más receptivos y saber adecuar nuestra comunicación a sus gustos e intereses.

El homo digitaliensis compra online. Ha superado el miedo a dar sus datos personales y bancarios, conoce Paypal, se informa sobre precios, atención al cliente, servicio técnico,  lee comentarios de otros usuarios en foros especializados y hace showrooming (ir a ver y probar el producto a una tienda y comprarlo después por internet, más barato). La compra la hace desde casa, con lo que nos impide en muchos casos darle un toque de atención personal. Es un cliente jodido el homo digitaliensis, nos exige mucho más. Tenemos que ser mucho más creativos y dedicados.

A trabajar.

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece