• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

La semana pasada se dio en mi casa una situación con los niños que me hizo reflexionar. En un mismo minuto Fausto desencajo el tirador de la bañera que cambia el modo de grifo a ducha y allí estaba yo con los alicates intentando recolocarlo lo más rápidamente posible para que se pudiese duchar y no se muriese de frío. Al mismo tiempo Laura desde el salón me reclamaba “¡¡ QUIERO MI LECHE CALENTIIIITAAAAAA!!!” y Julia chillaba “¡¡¡¡TATATATATATA!!!!!” que sabe dios que quería decir pero se le notaba impaciente y cabreada.

Una vez resuelta la crisis me puse a pensar que, pese haber sido Director de Marketing de empresas “moviditas” y de haber organizado grandes eventos para grandes empresas, jamás había tenido una sensación de saturación tan grande como me ocurre ahora cuando tengo que atender a los niños con todos sus problemas a la vez. Son un “cliente” que te dan muchos problemas al mismo tiempo, poco espacio para resolverlos y exigen toda la eficacia del mundo. Este periodo forzoso como amo de casa me está haciendo ver las cosas de manera muy diferente a como tradicionalmente las había visto.

Recuerdo que cuando era un adolescente y me preguntaban por la profesión de mi padre respondía orgulloso “Ingeniero Industrial” y cuando me preguntaban por la de mi madre decía “No trabaja… es decir, es ama de casa”. Lo decía así, como si tal cosa. Mi padre, después de mucho sacrificio y esfuerzo había llegado a tener un puesto de responsabilidad, bien pagado y reconocido. A mi madre, sin embargo, todo el trabajo que hizo por mí y por mi hermano en el día a día no había dinero que pudiese pagarlo. Ahora lo se. ¿Que no trabajaba? Era la que más trabajaba sin lugar a dudas.

¿Y todo esto por qué? Porque ser ama o amo de casa es la marca personal peor vendida del mundo y que sólo puedes aprender a valorar si pasas por ello. Son grandísimos profesionales en lo suyo, tienen uno de los trabajos más difíciles del mundo, sin cobrar un duro y por si fuera poco, mal reconocido a nivel social.

ama de casa

Si hacemos un paralelismo entre lo que se exige a un profesional del ámbito empresarial con una ama de casa, llegamos a conclusiones sorprendentes que dejan a cada cual en su sitio:

Un buen profesional debe saber sacar la máxima rentabilidad de sus inversiones. Una ama de casa, con el dinero que ha pagado Google por Whatsapp, acaba con el hambre en el mundo y le sobra para hacer croquetas para todos.

Un buen profesional debe saber organizar sus recursos. Una ama de casa, cuando empieza el buen tiempo, hace que tu armario pase milagrosamente de tener la ropa de invierno a la de verano en un santiamén. Además es capaz de tener perfectamente guardada la ropa de fuera de temporada sin que se sepa dónde la ha metido en un piso de 60 metros cuadrados.

Un buen profesional debe manejar el ámbito online y offline. Antiguamente, sin móviles, sólo podíamos molestar a nuestras madres cuando estábamos presentes o través de una ocasional llamada desde una cabina. Es decir, le dábamos trabajo a nivel offline. Ahora les hemos equipado con smartphones y Whatsapp para poder dejar constancia 24 horas al día y 7 días a la semana de todas las exigencias que creamos oportunas y necesarias para nuestro regocijo personal. Les tenemos trabajando online también.

Un buen profesional debe manejar cuantos más idiomas mejor. Una ama de casa maneja tooooodos los idiomas del mundo. Sabe cuando hablar con cariño, seriamente, exigiendo, ordenando, reclamando, avisando, aconsejando, regañando,… un ejemplo clarísimo es cuando tu madre te llamaba por tu nombre completo, hay pocas cosas en esta vida más aterradoras que eso.

Un buen profesional debe saber predecir los cambios del mercado. Una ama de casa te oye toser una vez mientras duermes y cuando te quieras levantar a tomarte algo para aliviarte ya está en la puerta de tu habitación con una aspirina y un vaso de leche caliente con miel.

En definitiva, que a todas aquellas personas que su profesión sea “ama o amo de casa” desde aquí el mayor de mis respetos y reconocimiento tanto personal como profesional.

Este post quiero dedicárselo a mi madre, ya que por muy canalla que yo haya podido ser en ocasiones, siempre me ha ofrecido su comprensión, cariño y apoyo. La quiero a usted mucho, madre.

Bola extra: La persona que sale en el montaje de Sergio Pena, el fotógrafo del blog, es mi suegra Kelly Montaner. Me ha hecho mucha ilusión su colaboración y además me ha resultado muy chocante porque no se parece en nada al personaje que interpreta. Ella es artista plástica y si queréis ver sus obras, aquí tenéis la web.

dime lo que opinas, que se agradece