• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

El zoológico de Chiquitistán tenía 7 monos metiditos en una jaula.

Un buen día, el jefe de la sección de primates de nombre Dimitri, le dijo a su ayudante: “Serguei, vamos a echarnos unas risas… vente a ver, pájaro”

Y se les ocurrió colgar por encima de la jaula un platano suspendido por una cuerda de manera que pudiese ser alcanzado por cualquiera de los chimpancés que poblaban desde hacía tiempo el cubículo.

El caso es que el macho alfa de la manada, haciendo uso de su posición social privilegiada dentro del grupo, se apresuró a recoger esa preciosa fruta tomándola como un regalo divino. Y al acercase a la banana…

¡¡ZAS!! 

Manguerazo a alta presión para todos los monos sin excepción. Un escándalo. Todos chillando y sin saber dónde meterse.

Día tras día, Dimitri y Serguei hacían lo mismo. Plátano suspendido, mono que se acerca y ¡¡¡ZAS!!! manguerazo para todos los chimpancés.

Llegó un momento en el que los monos se dieron cuanta de como cazaba la perrita, y cada vez que asomaba un platano y un mono se acercaba para agarrarlo, el resto le daba de ostias hasta en el cielo de la boca para que no lo intentase. Tú verás, un chorrazo de agua de esos con las que limpian las caquitas en el zoo no tiene que hacer ninguna gracia.

procedimientos obsoletos

Serguei, que era bribón por naturaleza, tuvo una idea: Cambiar paulatinamente los monos de la jaula. ¿Y qué pasaba? Pues que el mono nuevo, ajeno a la situación, cuando veía el platano tan cerquita y que todos sus compañeros lo ignoraban iba como loco a por él, pero según se acercaba le caían palos por todos lados. Y el mono alucinaba, claro, ¿Qué les pasa a estos monos, coño, que no me dejan agarrar el platano?.

Siguieron cambiando poco a poco todos los monos originales de la jaula hasta que llegó el momento en el que no quedaba ningún individuo de los que había vivido la situación en la que, si te acercabas al plátano , te metían un manguerazo, pero aún así, si te acercabas a la banana, el resto te daba de palos.

¿Alguien sabía el por qué de ese comportamiento? ¿Alguien sabía por qué había que pegar al que intentaba conseguir un objetivo tan obvio? ¿Alguien sabía por qué se maltrataba al que intentaba algo nuevo? ¿Alguien había reflexionado sobre los procedimientos que se ven como correctos y adecuados por todos sin ni siquiera cuestionarlos?

No, ningún mono lo sabía. Pero daban por hecho que había que pegar al mono que intentaba algo diferente. Porque sí. Porque aquí se han hecho las cosas así desde siempre, sean o no la mejor manera de hacer las cosas.

¡Coño, como en tu empresa!

 ¿Eres consciente de que eres un afortunado por tener trabajo? No puedes pensar: “Yo me levanto cada mañana, voy allí, hacemos lo que hay que hacer porque así me lo dicen y al final de mes me cae la pasta” ¡¡MAL!! ¡¡CACA!!

¿Es que nunca tuviste el sueño de ser el mejor? ¿No pensaste que revolucionarías el mercado de tu profesión? ¿No creías que tus ideas serían lo que necesitaba este mundo?

No puedes pasar por la vida como si nada, porque tienes la oportunidad de hacer que tu presencia perdure. No puedes aceptar un procedimiento obsoleto como válido para la eternidad porque esa persona que impuso ese procedimiento en su día no es mejor de lo que tú eres. Esa persona tiene su mérito: un buen día pensó. Pero no se puede vivir de esa renta toooooda la vida.

Tienes la obligación de replantearte si las cosas que se hacen “porque siempre se han hecho así” son mejorables. 

Porque estás cobrando por ello, y hay un montón de gente que está sin trabajo a la que le encantaría tener la oportunidad de hacer algo nuevo. Y sin embargo están en casa mirando el móvil a ver si suena…

*Post basado en una fábula que un día alguien me contó.

Vamos a ver si llegamos a un acuerdo tú y yo. Si te gustan los artículos de lascuatropes y quieres que te cuente una historia o dos por semana, ¿qué tal si le das un “me gusta” a la página de Facebook o te suscribes por correo al blog?



Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece