• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Voy a hacer un post que no es exactamente algo relacionado con el Marketing…bueno, no del todo. Porque si en algo nos diferenciamos los de este gremio es que somos conscientes de que el producto más importante, al que más dedicación debemos poner, el que tenemos que tratar con más cariño, es a nosotros mismos. Tú, lector de este blog, eres un producto que debes vender y muy bien para seguir teniendo trabajo o mejorar el que tienes. Eso es así, tengas la profesión que tengas.

Ya van llegando las fiestas, ya huele a Navidad. Y con la Navidad llega el mayor peligro para tu propio producto, una situación que atenta vilmente contra tu marca personal: la cena de empresa.

donde hacer la cena de empresa

Quiero hacerte unas recomendaciones para que tu trabajo de todo el año no se vaya al traste. Ya puedes ser el mejor comercial de la empresa, haber conseguido un contrato impresionante que ha logrado dar beneficios a tu empresa en el balance del año, ya puedes ser el profeta salvador de tu compañía, que como no sigas los consejos que te voy a dar, estás bien jodido.

Vas a salir vivo de esa trampa que son las cenas de empresa

Empecemos por las horas previas. ¿Sabes eso de “la cena es en un restaurante que está por Sol. Vamos a quedar un rato antes para tomar algo”? Bueno, pues no vayas. Hazme caso y no vayas.  Reduce las probabilidades de que el protagonista de la cena seas tú. Aplícalo también al “después de la cena vamos a ir a tomar la última a tal sitio”. Lo más sensato es cenar con unas risas y volverte a casa sano y salvo.

Si finalmente te quedas, que es lo que vas a hacer, pájaro, se pueden dar tres casos respecto al nivel de fiesta de tu jefe:

1- Tú estás más borracho que tu jefe. Créeme, esos ataques de sinceridad porque ahora sois amigos del alma no son una buena idea. Decirle que hace determinadas cosas mal e intentar que cambie no va a dar resultado. A partir del día siguiente para tu jefe serás el tío que critica su forma de hacer las cosas. Eres el candidato número uno si se reduce el personal de tu departamento.

2- Tu jefe y tú estáis igual de borrachos. Podéis llegar a alcanzar una afinidad tal que hasta te reconozca sus fallos y te prometa, entre abrazos o choques de manos, ser mejor al día siguiente. Pero lo que pasará es que mañana tú creerás que habéis alcanzado un nuevo estatus en vuestra relación y le saludarás como a un amigo. Él no lo verá así. Eres el candidato número uno si se reduce el personal de tu departamento.

3- Tu jefe está más borracho que tú. Esta es la peor situación de todas. En ese momento se va a sincerar contigo y vas a ser su mejor amigo, pero si es de los que se acuerda al día siguiente de lo que ha pasado, vas a ser su enemigo número uno. Sabes demasiado, hay que eliminarte. Eres el candidato número uno si se reduce el personal de tu departamento.

Por otro lado, controla tus hormonas. Es muy posible que esa chica de Administración que te saluda siempre tan amablemente lo haga porque realmente es así de amable, no porque te desee desesperadamente. Lo mejor es que no intentes nada para no tener que entrar a tu oficina a partir de ahora con la cabeza agachada y con un “hola” que no oiga nadie. Las noticias y las meteduras de pata en las empresas corren como la pólvora. Deja tus ataques de Casanova para el ambiente extraempresarial.

Hablando de dejar, en la medida de lo posible deja tu móvil aparte. Se que te parece una grandísima idea tuitear o publicar en Facebook una foto tuya celebrando la cena como si no hubiese un mañana. Al día siguiente la vas a borrar, pero ya será demasiado tarde. Las redes sociales han multiplicado por 73* el peligro de las cenas de empresa. Dejan constancia de los hechos y se divulgan rapidito. Fuera móvil.

*Dato estimado por mí, así, a groso modo y sin ninguna base científica.

Por cierto, no eres un gran bailarín. Ni lo eras antes de la cena ni lo eres ahora. Coreografías que hagan correr peligro para tu integridad física, además de no dar ningún resultado para tu marca personal, son carne de cañón para que veas asomar los smartphone de tus compis grabándote.  En ese momento te va a hacer ilu ser el centro de atención, al día siguiente no. No te va a hacer gracia, pero eso sí, el resto se va a descojonar. 

Si la cena se hace un jueves, cosa muy común porque el personal pasa de dedicar parte de su tiempo de fin de semana a la empresa, nadie se va a creer que estás indispuesto porque algo te ha sentado mal sólo a ti y no puedes ir a trabajar el viernes. Se sabrá que acabaste muy perjudicado y no sabes moderarte. Ve a trabajar, aunque te tengan que llevar en brazos, pero ve a trabajar.

Y esto es todo, muchachada. Os deseo una feliz cena de empresa, que vuestra marca personal salga indemne, y que podáis ser de los que comentan la jugada, no los protagonistas de la velada. En definitiva sois unos afortunados, tenéis cena de empresa…

 

7 Responses to La cena de empresa es tu enemigo

  1. Gisela dice:

    muy bueno,me hiciste reir y es verdad,ojala pronto tengas cena de empresa y tengas q aplicarte estos consejos.

  2. Me ha encantado el post Fernando, me he echado unas risas y tienes razón en todo 😉 son cosas que sabemos pero en ocasiones “se nos olvidan” gracias por recordarlo. Yo tengo la mía mañana y espero salir ilesa!! 😉

  3. Ser dice:

    Grande¡¡¡¡.
    Yo deje de hacer eso hace 4 años…

    Hace 4 años que soy autónomo.

dime lo que opinas, que se agradece