• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Si te dedicas al Marketing, Comunicación o derivados, un blog es tu curriculum.

Puedes decir que eres un apasionado o un experto en marketing 2.0, pero si tienes un blog demuestras que sabes realmente crear contenidos, difundirlos por la web, fomentar las conversaciones en base a tus objetivos y eso que parece ser la piedra filosofal y la madre de todos los éxitos: generar engagement.

Yo podría decir en un C.V., por ejemplo, que soy neurocirujano, pero si me hacen demostrarlo en una operación, con el pulso que tengo, podría hacer un destrozo en el paciente de dimensiones bíblicas. Pues lo mismo pasa con un blog si eres de este mundo, demuestras tus habilidades.

para qué tener un blog

Ya estés estudiando, seas un profesional en activo del marketing o la comunicación, o estés buscando trabajo en este sector, debes tener un blog y dirigirlo como si fuese tu campaña más valiosa. Al final del artículo entenderéis el por qué de esta entradilla.

El reponedor, la Coca-Cola y la que se ha liado

Un buen día decido escribir en este blog un artículo sobre una anécdota que me había ocurrido pocos días antes. Lo escribo desde el campo, en un portátil con un pincho que apenas cogía red, con una niña de diez meses encima queriendo escribir como papá y su hermana de poco más de tres años gritándome “¡¡¡¡Quiero ver Caillou!!!!!“.

El caso es que le doy al botón “publicar” una mañana de domingo y prácticamente me olvido del tema. Hasta el lunes por la noche, que me da por mirar las estadísticas de la web desde el móvil como el que mira a las vacas pastar y se me queda esta cara:

flipando me he quedado

Este blog tenía unos pocos cientos de lectores fieles a la semana en progresión ascendente y lógicamente no podía dar crédito a lo que estaba pasando. El locurón. El resumen de las visitas, referencias y comparticiones en redes sociales que ha generado ese artículo son los siguientes en el momento en el que escribo estas líneas, sábado 19 de octubre por la noche:

caos coca cola reponedor datos

EDITO: Gracias a vosotros, estas cifras se han quedado en nada. Pasaros por el post para verlas actualizadas.

Por cierto, al Presidente de Coca-Cola en la Península Ibérica el artículo no le gustó mucho, como podéis ver en esta noticia.

Y es que hay que entender que este es un blog personal de nicho, es decir, va dirigido a gente específicamente del entorno del marketing y la comunicación por objetivos. Seguramente hayas visto artículos con más visitas o comparticiones en redes sociales, pero los que seáis de este sector sabéis que no son normales esas cifras en un blog de los “nuestros” y menos llevando el poco tiempo que lleva funcionando y que apenas genera tráfico orgánico.

El móvil no paró de sonar durante las primeras horas por las menciones continuas en las redes, hasta que me llega este tuit de Rocío Gadea el martes por la noche y me doy cuenta de que estamos todos locos.

Y así fueron pasando los días de la semana, mirando cada dos por tres las estadísticas en medio del onanismo digital que suponía ver por todos lados un artículo escrito por mí, hasta que la nevera de mi casa mostró un vacío preocupante y tuvimos que ir a la compra…

El bajonazo que te viene mientras estás comprando Nocisha

Ya venía sintiéndome extraño, como si algo no fuese bien del todo, esa sensación de que algo se te está pasando por alto. ¿Sabes cuando te dejas el móvil en el coche y el subconsciente te está avisando pero sólo te das cuenta cuando estás abriendo la puerta de tu casa y te toca volver a por él? Pues lo mismo.

Y entonces, para acabar con mi felicidad momentánea, mi éxito efímero, mis 5 minutos de gloria de Warhol, se produce esta conversación:

– Agarrá Nocisha, Fer (mi pareja es argentina). La de dos sabores.

– Voy! (y agarro la de un sólo sabor).

– No, no, la de dos sabores…

Me quede mirándola como si ni existiese ella, ni la Nocilla, ni los dos sabores, ni el Mercadona, ni nada de este mundo y por desgracia me llegó la revelación. Le respondí:

– ¿Pero para qué coño tengo yo un blog?

Quien a hierro mata, a hierro muere

Tengo un blog para potenciar mi marca personal, establecer contactos entorno a la bitácora y así poder reintegrarme laboralmente en el sector del Marketing y la Comunicación (mi trabajo actual no pertenece a él). Yo tenía una estrategia para gestionar esta web con las visitas que venía alcanzando desde que lo cree hace unos meses: mover los artículos en determinados ambientes, intentar generar conversación, hacer llegar los nuevos post a contactos que podrían ayudarme con mi objetivo…

¿Y cuál ha sido el problema? Pues el mismo que precisamente criticaba en el artículo, un éxito inesperado ha propiciado que la estrategia inicial se volviese insuficiente y no haya alcanzado los resultados deseados. Ahhhhh, Destino, qué cruel eres, Destino…

¿Pero qué es lo que ha pasado?

De igual manera que ocurre con algunas empresas que están arrancando con su presencia digital, el intentar estar presente en todos los sitios en todo momento hace que tus esfuerzos se diluyan y te alejen de tu objetivo principal. Las conclusiones que he sacado de esta experiencia, y que son extrapolables para el ámbito empresarial son las siguientes:

La principal fuente de referencia y la que más visitas ha generado ha sido Facebook. Tiene su lógica, la campaña de los nombres está muy presente en esta red social (todo el mundo cuelga su foto con la lata) y el artículo se ha “acoplado” a ese éxito porque encajaba perfectamente en su contexto. Pero la persona que me va a dar trabajo no está en Facebook. Bueno, sí lo está, pero no de manera profesional, sino en “modo ocio”. Quizás no debería haber prestado tanta atención a esta fuente, simplemente haberla dejado correr.

En Twitter han sido muchas las referencias al artículo que incorporaban el típico “vía @fgcatalina”. No he podido o no he sabido llevar esta red más allá de la divulgación del artículo. Debería haber canalizado conversaciones y debates como se estaban produciendo en los comentarios del blog e intentado incorporar a esas conversaciones a aquellos profesionales que forman mi público objetivo.

En cuanto a Linkedin, debería repasar la estrategia que seguí en cuanto a los grupos en los que incorporé el debate. Quizás mi target se ha movido o no tiene presencia suficientemente activa en las comunidades que seleccioné. Y este punto es el que más rabia me da, porque si en algún sitio tenía que haber priorizado mi labor es en esta red social. De Google+ podría decir lo mismo, aunque empiezo a dudar seriamente de la capacidad de la plataforma del gigante de los buscadores para generar tráfico y conversación, por mucho que yo le haya defendido anteriormente.

El que tiene una buena estrategia tiene un tesoro

Considero que he escrito artículos mucho mejores que el que estamos hablando, pero sin embargo han pasado desapercibidos, lo que demuestra que es más importante tener una buena estrategia que un buen producto o servicio. No hay que dejar que los números de nuestras campañas (ya sean de marca personal o para las empresas que gestionemos) nos desenfoquen el objetivo real y maximizar nuestros esfuerzos en aquellas redes sociales donde habita nuestro público de interés y en las comunidades donde son más activos. Eso que ahora se llama criterios tecnográficos y que debemos tener bien definidos antes de ni siquiera crear una cuenta en ninguna de las redes sociales.

El fenómeno marketing 2.0 es relativamente reciente, por lo que es normal que una empresa nos pida acumular presencia y seguidores en todas las redes sociales del planeta Tierra. Es nuestro deber como profesionales advertirles del beneficio que supone tener un sólo seguidor que actúe como embajador de la marca frente a cien seguidores a los que les resultemos indiferentes.

Y con esto no quiero resultar desagradecido. La inyección de moral que me ha supuesto el ver como tanta gente, tanto del ambiente del Marketing como ajenos a él, han pasado por el blog, han compartido, comentado y sonreído con el artículo es impagable y os doy las gracias de todo corazón. Incluso a ti, habitante de Mongolia que no sólo leíste el del reponedor, sino que te quedaste con ganas de más y leíste el de la niña que empezó a odiar a los bancos.

Pero la verdad es que justo ahora hace 7 días que le daba al botón de publicar ese artículo y después de la locura de esta semana la situación sigue siendo, por desgracia, la misma. Así que si has llegado hasta aquí y está en tu mano tomar la decisión: ¿Me das la oportunidad de demostrarte que puedo hacer grandes cosas a nivel profesional?

Tagged with →  

13 Responses to ¿Pero para qué coño tengo yo un blog?

  1. Quiero aprovechar estas líneas para enviar un cariñoso saludo a los desarrolladores de Twitter que han hecho que, cuando editas algo de un artículo, el retoque de código que tienes que hacer al incrustar un tuit para que salga centrado, desaparezca.

    Gracias, gracias, gracias.

  2. Jose Manuel Menendez dice:

    Un gran articulo de nuevo Fernando, que risas que nos pegamos cuando trabajábamos juntos, ese humor tuyo se demuestra en tus articulos.

    Felicidades de nuevo.

  3. Sandra García dice:

    Estoy de acuerdo aún sin conocerte. ¡es agradable leerte!

    • Muchas gracias, eso intento, hacer una lectura agradable y divertida. Se puede opinar sobre un tema tan serio como el marketing dándole un punto de humor y de toque personal de manera que sea accesible para todo el mundo.

      Verás que no publico mucho, en parte porque dedico mucho más tiempo a leer a los demás y aprender. Pero seguro que una vez por semana doy mi opinión sin preocuparme por decir lo que se espera que diga, sino lo que siento.

      Así que te espero en futuras ocasiones, estás en tu casa.

  4. […] cuidado con incluir tu empresa en la bio de twitter ¿pero para qué coño tengo yo un blog? […]

  5. Cony Rocking dice:

    Me quedo con esta frase “es más importante tener una buena estrategia que un buen producto o servicio”.

    He de decir que esta frase me ha hecho reflexionar y plantearme lo que en principio iba a ser un comentario, pero que debido a su extensión he considerado modificar y convertirlo en un post para mi blog.

    Compartiré tu publicación en mi nuevo post, ya que me ha parecido un artículo muy interesante y ha generado todo ese planteamiento que me ha dado el empujón para crearlo.

    Saludos!

  6. Olga Luisa Arroyo dice:

    Fernando, tendrías que haber “agarrado” la Nutella y no la Nocilla. La Nocilla, de uno o de dos sabores, no tiene pegatinas con tu nombre… Vaya colección, ¿no? Lata de Coca-Cola y bote de Nutella, qué más se puede pedir.

  7. Jajaja, no te creas, hicimos la promoción de Nutella con el nombre de los niños en verano…

  8. Marketingstorming dice:

    Hola Fernando

    La crítica que te hace Marcos de Quinto no está bien argumentada. Efectivamente en un concierto de rock se busca la locura de los fans porque lo que se vende es capacidad de movilización de una tribu y “ambientillo”. Y no en todos los casos.

    Pero si lo que vendes es “felicidad” como Coca Cola no debe de ser muy bueno para tu posicionamiento de marca el ofrecer lineales que parecen una barricada del Mayo francés.

    Enhorabuena por tu magnífico post

    http://www.marketingstorming.com

dime lo que opinas, que se agradece