• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Seguro que todos habéis visto alguna película en la que se desarrolla un juicio y en un momento dado el fiscal utiliza algún tipo de prueba que inculpa al acusado, pero que no puede ser utilizada por algún tipo de recoveco legal. En ese momento el abogado defensor protesta, el juez acepta dicha protesta y se dirige a los miembros del jurado para decirles que no tengan en cuenta esa prueba de cara a su veredicto final. Y no me digáis que no habéis pensado “Sí, hombre, ahora no lo van a tener en cuenta, ¿Cómo van a poder olvidarlo cuando decidan si es el asesino o no?”.

Pues algo parecido, te lo creas o no, pasa en Twitter.

Hay cosas que son inseparables

Habréis visto muchas bios en esta red social en las que un usuario se presenta con el cargo que ostenta, la empresa a la que pertenece, y acaba con una frase como “Las opiniones aquí son sólo mías”. Sobre todo se produce con algunos altos cargos y principalmente con profesionales de los medios de comunicación.

Y es que yo, qué queréis que os diga, una vez que he leído la bio de ese usuario, ya le relaciono directamente con la empresa en la que trabaja, y como yo, la mayoría de personas. Y así pasa, que como no se puede desvincular el nombre de una persona de su marca personal (porque es algo así como su logotipo), y el cargo que desempeña en una empresa afecta a dicha marca completamente, todo en definitiva está metido en el mismo saco y la que termina pagando el pato es la empresa que figura en la bio.

bio Twitter profesional o personal

El periodista que se pilla un calentón

Este post me viene a la cabeza por una situación vivida por un periodista deportivo que me llega vía retuit. Un usuario, en modo troll, le recrimina a este periodista (cuyo medio de comunicación figura en su bio justo antes de advertir sobre el carácter personal de sus opiniones) su supuesta falta de imparcialidad deportiva. El periodista, que ya debía venir calentito de una buena ráfaga de tuits negativos, le responde con un exabrupto dirigido a la madre del troll.

Y ahí es cuando se lió parda. El troll no hizo más acto de presencia, pues su trabajo ya estaba hecho, pero empezaron a sacudirle respuestas de todo tipo al periodista: que si esa era la forma habitual en la que tratan los periodistas del medio al que pertenece a los usuarios de Twitter, que si el grupo editorial al que pertenece ese profesional debería cuidar la presencia en medios sociales de sus trabajadores, etc.

Hay que ser consciente de la responsabilidad que asumes

Es decir, que sí, que el periodista mostraba las opiniones como suyas porque está en su derecho de hacerlo. Así como el resto de usuarios están en su derecho de leer la bio y sacar las conclusiones que quieran sobre dichas opiniones y su vinculación con la empresa en la que dice trabajar. Por ello, al escribir el nombre de la empresa en la que trabajas en la bio de Twitter, se deberían seguir un par de criterios.

– Está fenomenal que incluyas el nombre de la compañía en la que trabajas en tu descripción. Sobre todo si aporta valor a tu marca personal, ya que te lo has ganado. Tú has conseguido ese puesto y te mereces toda la recompensa posible. Pero a cambio de lo que tu empresa te aporta en imagen, debes seguir todas las normas de netiqueta posibles, en todo tipo de situaciones tu comportamiento debe ser ejemplar, porque lo quieras o no, en la mente de los usuarios estás vinculado a la imagen de tu empresa.

– Ya lo comenté en el artículo marca personal: consejos para twitter, si quieres hacer uso y disfrute de Twitter tanto a nivel profesional como personal, prueba a tener dos cuentas: una con tu nombre y bio profesional en el que tu comportamiento lo firmarían tu jefe y tu madre, y otra en la que puedas ser todo lo canalla que quieras y divertirte tanto como puedas, pero que no pueda vincularse con tu persona. No puedes ser el Dr Jekyll y Mr Hyde en una cuenta que te vincula profesionalmente a ti y a quien te paga.

¿Recomendáis incluir la empresa en la que trabajáis en la bio o preferís dejarla fuera si no hacéis un uso profesional de Twitter?

Tagged with →  

dime lo que opinas, que se agradece