• lascuatropes

    Clik aquí para ver todos los artículos

  • Marketing Mix

    El Mix

  • por que lascuatropes

    ¿Por qué lascuatropes?

  • fernando garcia catalina

    ¿Quién perpetra este blog?

  • Hagamos un trato

    Hagamos un trato

  • marketing anecdotas

    El anecdotario

  • blog de marketing para emprendedores

    Este blog es para ti si...

Como decía en el post cómo puede un comercial sacar provecho de linkedin, todos tenemos un punto de vanidad, y sobre todo en el ambiente profesional, a casi todos nos gusta que muestren interés por nuestra persona. Y no me refiero únicamente al interés sobre como eres como profesional, sino como persona: cuales son tus gustos, aficiones, hobbies, etc. Toda esta información, difícilmente alcanzable por un comercial si no existe una persona que sirva de nexo entre ambas partes, la tienes en tu mano a través del cuadro “Me gusta” de los usuarios de Facebook.

Echa un vistazo a los perfiles de tus clientes potenciales. En ningún caso se puede considerar una intromisión en su intimidad, porque ese cuadro de Facebook es accesible para cualquiera que visite un perfil sin estar en su grupo de amigos, y a día de hoy es de esperar que nuestro contacto mantenga su muro bajo una configuración de privacidad adecuada y que no se sienta incómodo por tu visita a su perfil.

Facebook ayuda comercial

“Businessman Holding Thumb Up Sign” de FrameAngel para FreeDigitalPhotos.net

Para demostrar como puede servir de aliada esta red social voy a contar una historia real.

Fulanito, Menganito y The Boss

Nuestro protagonista, llamémosle Fulanito, era comercial de una empresa perteneciente a un mercado muy feroz basado principalmente en el precio. Se encontraba inmerso en un proceso de venta junto a los principales competidores del sector.

Menganito, el responsable de decidir la compra, tenía sobre la mesa cinco ofertas similares en calidad ofrecida y precio. No sabía cual elegir. No podía decidirse por una de las empresas y sufría en silencio.

Fulanito no sabía qué hacer para que su oferta fuese la elegida, hasta que un día, viendo las fotos en Facebook de la última cena de ex-alumnos de su instituto tuvo una gran idea: voy a ver el perfil de Menganito.

Resultó que Menganito tenía entre sus gustos musicales de esta red social única y exclusivamente a Bruce Springsteen. Y por aquellas hadas del destino, este señor tocaba en la Peineta de Madrid no mucho tiempo después.

Fulanito se las ingenió para conseguir unas entradas agotadísimas de ese concierto y se las hizo llegar a Menganito con una nota manuscrita en el que le decía que sabía que le gustaría acudir a ese evento.

Pocos días después firmó el contrato.

Sobra decir que no se firmó por unas entradas de un puñado de euros. El contrato en cuestión era de un importe considerable y nadie iba a jugarse un puesto de trabajo por algo así. Pero el cerebro humano es como es, y ante la igualdad entre las ofertas, el subconsciente “tira” hacia aquellos que le resultan más agradables o que han demostrado un interés más allá de lo profesional hacia su persona. Un buen comercial no sólo debe tener un amplio conocimiento del mercado y un perfil de vendedor, también debe tener una cierta habilidad social.

Menganito le confesó a Fulanito tiempo después (pues aún mantienen ese acuerdo comercial) que las entradas de aquel concierto se las pasó a un amigo porque él ya las tenía de antemano, es decir, no las disfrutó,  Pero que consideró un detalle el hecho de que demostrase tal interés en la persona que había detrás del profesional y le transmitió la sensación de que si estaba cuidando hasta el más mínimo aspecto entorno a su oferta para conseguir el contrato, más empeño demostraría en el día a día laboral para dar el mayor nivel de satisfacción en el servicio contratado para mantener el acuerdo, como así ha venido siendo los últimos años. 

Lo importante de caer bien

Este es un caso anecdótico, y un pelín peligroso porque te puede salir el tiro por la culata y que el contacto piense que le intentas comprar. Pero si lo piensas, nadie se puede sentir ofendido si al mirar sobre sus gustos personales en Facebook descubres que tienes alguna información relevante sobre un nuevo libro, exposición o conferencia que le pudiese interesar y le envíes un email con esa información en un tono respetuoso pero más cercano que el que mantenéis entorno a la oferta económica.

El objetivo no es otro que el posicionarte en la mente del encargado de firmar la venta, resultarle agradable, dedicado, atento, cuidadoso y diferente del resto de comerciales que te quieren “aserruchar el piso”.

Prueba a hacer esta reflexión si tienes amigos comerciales: ¿Los que más éxito tienen en su vida profesional suelen ser casualmente aquellos que suelen tener una vida social más completa y resultar agradables para todos aquellos que les rodean? No es producto de la casualidad, es que a todos nos gusta trabajar con gente que nos agrada, es así de simple.

Tagged with →  

2 Responses to Facebook puede ayudarte como comercial

  1. Sandra García dice:

    Hola, leyéndote me hace pensar que me gustaría saber tu postura frente a este tema…

    http://quiensellevomijamon.wordpress.com/2013/10/30/el-community-manager-como-comercial/

    Te espero por allá con tus análisis y comentarios.

dime lo que opinas, que se agradece